Macri le pidió colaboración a la Iglesia para mantener la «cohesión social»

El presidente Mauricio Macri le pidió colaboración a la cúpula de la Conferencia Episcopal Argentina (CEA) para mantener la «cohesión social», de cara a los comicios del 27 de octubre, mientras que los obispos le solicitaron al jefe de Estado que la campaña electoral «no impida poner la mirada en las necesidades urgentes de muchos ciudadanos».


«El Presidente asumió el compromiso de seguir trabajando por la unión y la paz de los argentinos y, en ese sentido, pidió la colaboración de la Iglesia, que es un actor fundamental para ayudar a la cohesión social», señaló un comunicado que difundió la Casa Rosada, tras la reunión que la comisión ejecutiva de la CEA mantuvo con Macri y que se prolongó durante 50 minutos.


En tanto, los obispos le solicitaron a Macri que «se pueda mirar más allá de la coyuntura, y que la campaña electoral no impida poner la mirada en las necesidades urgentes de muchos ciudadanos», según indica un comunicado difundido por la CEA.


Por parte de la Iglesia participaron en el encuentro el presidente del Episcopado, monseñor Oscar Ojea; el vicepresidente del organismo, el arzobispo de Buenos Aires y cardenal primado de la Argentina, cardenal Mario Poli; y el secretario general de la CEA, monseñor Carlos Malfa.
De parte del Gobierno, acompañaron a Macri en el encuentro el jefe de Gabinete, Marcos Peña, y el secretario de Culto, Alfredo Abriani.


El Gobierno informó que en el encuentro «analizaron el contexto social y coincidieron en la necesidad de profundizar el diálogo y generar consensos».
Y recordó asimismo que la administración nacional y la Iglesia vienen manteniendo «un constante y fructífero diálogo que se traduce en acciones en conjunto por el bien común».


Por su parte, en otro comunicado, la comisión ejecutiva de la CEA dijo que «valora todo encuentro para intercambiar reflexiones sobre la delicada situación social y económica que vive nuestro país. El diálogo siempre es importante para expresar el respeto por el otro como conducta, y enriquecer la búsqueda de prioridades que lleven a caminos auténticos de amistad social».


En la reunión, los obispos le expresaron a Macri «la necesidad de buscar soluciones a la grave crisis del momento actual, más allá del desarrollo del proceso electoral».


«En este tiempo es necesario que se pueda mirar más allá de la coyuntura, y que la campaña electoral no impida poner la mirada en las necesidades urgentes de muchos ciudadanos», remarcaron los hombres de la Iglesia. Además los obispos le expresaron al Presidente su compromiso de «rezar por la patria e invitar a toda la Iglesia a que lo haga, pidiendo que en este tiempo se trabaje especialmente por el bien común y privilegiando a los pobres».


Desde el Gobierno, en tanto, se informó que en el encuentro «analizaron el contexto social y coincidieron en la necesidad de profundizar el diálogo y generar consensos».


«El Presidente asumió el compromiso de seguir trabajando por la unión y la paz de los argentinos, y en ese sentido pidió la colaboración de la Iglesia, que es un actor fundamental para ayudar a la cohesión social», remarcó la Presidencia, y se recordó asimismo que el gobierno y la Iglesia vienen manteniendo «un constante y fructífero diálogo que se traduce en acciones en conjunto por el bien común».


En declaraciones en la sala de periodistas de la Casa Rosada al terminar la reunión, Abriani calificó a la reunión como «muy franca, sincera y productiva», durante la cual el Presidente «ratificó su compromiso de cuidar a los argentinos y no especular con las decisiones que tenga que tomar para atravesar este proceso de incertidumbre electoral».


«Estuvimos de acuerdo en llamar a la responsabilidad de todos los actores sociales en estos momentos, para no especular políticamente en este proceso electoral», agregó el funcionario.
Tanto desde el gobierno como desde el Episcopado indicaron que en la reunión no se habló del papa Francisco ni de su probable futura visita al país.


La reunión de Macri con la Iglesia se produjo una semana después de que el candidato presidencial del Frente de Todos, Alberto Fernández, visitara a los obispos en su sede del barrio de Retiro, donde se analizó «la delicada situación socioeconómica que afecta a los argentinos».

Comentarios Facebook