Mala praxis: la madre de Enzo Cáceres continúa pidiendo Justicia

Ayer se cumplieron nueve años y siete meses de la mala praxis a Enzo Cáceres, el joven que quedó cuadripléjico luego de ingresar en perfecto estado de salud a un sanatorio de la ciudad para que le realizaran una cirugía de rodillas en el año 2011; por el hecho están acusados un traumatólogo y un anestesista.
En comunicación con el Grupo de Medios TVO, Mabel Pizzorno, madre del muchacho, recordó lo sucedido y reiteró su pedido de Justicia. “Se cumplen nueve años y siete meses de lo que le pasó a Enzo. Mi hijo ingresó al Sanatorio Formosa por una simple cirugía, tenía rotura de ligamentos cruzados. Cada 18 es un dolor en el alma, porque mi hijo entró hablando, caminando, lleno de vida, y salió en estado de coma, del quirófano lo pasaron a terapia intensiva”, comenzó.
“El traumatólogo y el anestesista son los responsables del daño de mi hijo, él actualmente no camina, no habla y se alimenta por un botón gástrico”, recordó y agregó que “desde hace más de nueve años que vivimos un calvario, duele mucho saber lo que era él y verlo ahora en las condiciones en que está. Depende totalmente de nosotros, tiene 31 años y es como un bebé gigante. Gracias a Dios lo tengo conmigo, pero es doloroso verlo así”.
Recordó la mujer que su hijo jugaba al fútbol y fue así que se rompió la rodilla. “Era una simple cirugía de media hora, pero al final estuvo más de tres horas en el quirófano donde nadie salía a decirme nada de lo que había pasado hasta que empecé a golpear la puerta del lugar. Luego salieron los dos médicos irresponsables a decirme que Enzo se descompensó pero que me quede tranquila porque iba a despertar, que para un mejor control lo iban a pasar a terapia intensiva”, asintió.
Expuso que “aparentemente se pasaron con la anestesia y eso le produjo un paro, donde se quedó varios minutos sin oxígeno en el cerebro lo cual causó el daño que tiene ahora”.
Seguidamente indicó que “en ese momento los doctores no me dijeron lo que sucedió, fueron los médicos de terapia intensiva quienes me informaron. Él estuvo dos meses internado en el Sanatorio Formosa y luego lo trasladaron hasta el Hospital de Alta Complejidad para su mejor control, donde lo pudieron estabilizar para poder trasladarlo a Buenos Aires”.
“El 18 de abril de 2011 fue la última vez que escuché la voz de mi hijo, porque él se internó a las siete de la mañana y entró a quirófano recién a las 12:30 horas del mediodía. Toda esa mañana estuvimos conversando, él estaba en perfecto estado. Ahora hace gestos de dolor pero no sé qué le duele, es muy triste lo que le pasó, perdió todo, le destruyeron la vida”, sostuvo entre lágrimas Pizzorno y disparó que “estos dos médicos le destruyeron la vida, él tenía 22 años cuando entró al quirófano”.

“No hay justicia”

Al referirse a la Justicia indicó que “la triste realidad es que no hay justicia; seguimos con todo, pero hasta ahora no tenemos resultado”.
“De todos lados trataron de cerrar la causa para que no se continúe, querían que retiremos la denuncia, nosotros queremos Justicia. Por más plata que me ofrezcan yo no voy a recuperar a mi hijo, me ofrecieron plata para que retiremos la denuncia, no vamos a aceptar, lo único que queremos es Justicia y vamos a ir hasta las últimas consecuencias”, continuó.
“Lo que nos mantiene de pie es la fe y la esperanza de que mi hijo en algún momento se recupere y por lo menos vuelva a hablar, es lo que nos ayuda a continuar”, finalizó.

Comentarios Facebook