Marcos Amarilla: «La violencia con la que actuaron es lo que más nos duele y nos llama la atención»

Marcos Amarilla, hijo de Juan Amarilla, el empresario de medios que el domingo por la madrugada vivió junto a su esposa un violento robo en su domicilio, en diálogo con el Grupo de Medios TVO se refirió al lamentable hecho y contó cómo se encuentran tras lo ocurrido.
«Gracias a Dios mi mamá se encuentra bien, está internada fuera de peligro, tiene 5 costillas rotas y muchos golpes en la cara, el domingo la vio el oftalmólogo y descartó alguna lesión grave en la parte visual porque lo que nos preocupaba era el tema de la vista porque los golpes fueron en la zona de los ojos. Gracias a Dios está bien al igual que mi papá que tuvo golpes en las piernas, más arriba, pero está bien y en casa con nosotros, en realidad ya estaba trabajando porque no se puede quedar quieto, fue algo que no se esperaba, pero lo bueno es que lo podemos contar», comenzó relatando.
Asimismo señaló que «se determinó que ingresaron por el techo de un vecino, ninguna de las puertas de acceso fueron violentadas y por las marcas en las paredes y demás se detectó que ingresaron por el techo del vecino, tengo que ir a la Policía para ver las imágenes, a ver si podemos reconocer a alguien por el físico o algo de eso porque los malvivientes estaban encapuchados cuando mis padres los vieron y también se manejaban con linternas, pero sí por diálogo y demás, mi padre detectó que uno era de Formosa, el otro no, él dice que era de Santa Fe para arriba, de Rosario o algún lugar de por ahí, tenía un acento que no era de acá, por cómo se movieron, cómo se bajaron las cámaras creemos que era alguien que alguna vez entró a la casa».
«Creemos que por cómo se manejaron querían dinero, lo raro es como actuaron primero con golpes y después pidieron dinero, mi padre les explicó con calma que no había dinero en la casa pero que podía hacer traer o conseguir el dinero que teníamos en la empresa que era lo único con lo que contábamos en efectivo, pero no accedieron, después lo habían llevado a mi habitación, a la pieza de mi hijo y después se terminaron llevando el dinero que mi padre tenía en su bolsillo y mi madre en su cartera que justo tenía plata que era del Rotary porque ella era tesorera de uno de los clubes y se llevaron eso», acotó.
En esa línea dijo que los delincuentes «estuvieron entre 20 y 30 minutos en la casa, creemos que ellos estaban en el domicilio antes, nosotros estábamos cenando en otro lado y alrededor de las 3 de la mañana entraron a la casa, se estima por los manchones de la pared que ellos subieron y bajaron y que estaban esperando en el techo, esperaron un rato que se duerman y aprovecharon para ingresar».
Aseveró además que los delincuentes tenían armas, «a mi padre cuando lo llevaron a la otra pieza le decían que lo iban a matar y le ponían el revolver en el cuello, después lo llevaron a mi habitación, ahí sacó un cuchillo y le dijo que lo iba a degollar, con este cuchillo le marcaron un poco el mentón».
En ese marco lamentó la violenta que ejercieron contra su madre, que quedó muy herida debido a los golpes. «La violencia con la que actuaron es lo que más nos duele y nos llama la atención, porqué tanta violencia contra mi madre sobre todo, ella lo que hacía era rezar y rezar, pedía por los malvivientes, por Dios para que los lleve por buen camino, agradezco también que mi hijo no estaba ahí, que yo justo estaba en un cumpleaños, estaba volviendo a casa, un amigo se me puso a hablar y tardé unos 20 minutos más porque o sino iba a ser otra la situación, no sé qué podría haber pasado si estaba en mi casa o si llegaba justo porque en realidad iba a llegar justo y llegué 20 minutos después».
«A mis padres los maniataron, a mi papá lo ataron con alambre, con las manos atrás, así lo movían por la casa, después lo llevaron y lo ataron de manos y pies, a mi mamá la ataron con la sábana, rompieron la sábana de la cama y la ataron con la sábana y cuando los malvivientes se van ella empieza a moverse, puede soltarse y lo saca a mi papá, llamaron a la Policía y ahí nos avisaron, cuando yo llegué a mi domicilio la Policía ya estaba ahí», recordó.
«Mi papá está muy dolido por cómo se ensañaron con mi mamá, él no tiene miedo, no quiere que estas cosas pasen, quiere alertar a la sociedad de que tenemos que tener cuidado pero no debemos dejar que estas personas nos priven de nuestra libertad porque no podemos vivir así, no es la Formosa que queremos, hoy nos tocó a nosotros pero le pasó a mucha gente, son gente que viene de afuera por más que uno a veces toma las medidas con cámaras perros, pasa igual, es lamentable», finalizó.

Comentarios Facebook