Maru Botana: «Mi hija trabaja de doméstica
en Hawaii y gana 40 dólares la hora»

La cocinera reveló que Lucía Sola, de 21 años, se encuentra viviendo en ese archipiélago de los Estados Unidos y es empleada en una casa de familia
A ninguna madre le resulta fácil asimilar la idea de que uno de sus chicos pueda irse a vivir a otro país. Y Maru Botana fue muy clara al señalar que ama a la Argentina y preferiría que sus descendientes se quedaran aquí. Pero aseguró que tampoco está dispuesta a cortarles las alas. La cocinera tuvo ocho hijos con Bernardo Solá, que son Agustín, Lucía, Matías, Sofía, Santiago, Facundo (fallecido en 2008), Juan Igancio y María Inés. Y ya tuvo que pasar por esa situación en dos oportunidades: primero con el mayor y, ahora, con la segunda.
“Ya lo tuve a Agus nueve meses afuera. Y siento que los chicos hacen esos cambios. Hoy, por ejemplo, la tengo a Luci que tiene 21 viviendo en Hawaii. Se quedó como cuatro meses y ya es el segundo año que lo hace. Va a trabajar de empleada doméstica. Y ella está feliz”, dijo en diálogo con Si pasa, pasa, en Radio Rivadavia. Y, frente a la sorpresa de los conductores del ciclo, añadió: “Soy una mamá muy abierta”.
¿Cómo se le ocurrió a la joven mudarse allí? “Nosotros fuimos a Hawaii cuatro años porque es un lugar que a mí me gusta muchísimo. Yo siempre traté de viajar mucho. Y por eso estas cosas también son importantes, porque con este familión no solo es un bolonqui sino también un tema económico. Así que tratamos de hacer cosas cuidando eso. Y Hawaii fue un lugar que nos re cautivó, porque la gente hace la de uno y no se está fijando en el otro. Y se ve que a ella le llegó eso por su personalidad. Ya el año pasado se fue con unas amigas, que eran como siete u ocho. Y este año también”, explicó Maru.
Luego continuó: “Ella elige eso. En diciembre se va y se queda allá instalada, feliz, trabajando de empleada doméstica y viendo los paisajes. Y a mí me encanta porque es una forma de independizarse también”. ¿Cuánto cobra Lucía por su labor? “Gana 40 dólares la hora”, respondió risueña Botana, sabiendo que es un número mucho mayor del que podría obtener acá.
Maru reconoció que Lucía estaba estudiando Diseño Gráfico en la Argentina y que le iba muy bien en su carrera. “Es una capa”, dijo. Pero explicó: “Siempre en mi vida desee tener hijos fuertes, independientes y felices. Y es lo que quiero. A Agus le agarró la pandemia cuando estaba en Bélgica y no sabía cuándo iba a poder viajar. Estaba solo en un departamento. Y yo le dije: ‘No vuelvas’. Así que se fue a Barcelona y se quedó ahí”.
¿Cómo maneja los temores? “Con todo lo que viví, yo ya no le tengo miedo a nada. Para mí, las situaciones hay que vivirlas. Yo todo lo que tengo me lo gané y me costó. Y soy muy de vivir lo que me tocó. Cuando me pasó vivir esto con Agus, muchas mamás me decían: ‘¡Estás loca! ¿Cómo le vas a decir que se quede?’. Pero dije: ‘Él lo puede vivir. Y, si vuelve a casa, va a volver frustrado. Todo terminó bárbaro, hoy trabaja para Barcelona y ya tiene experiencia. Cuando hablo con él, es como si fuera un par. A veces me da vuelta la cabeza porque me marca algo que estoy haciendo mal y tiene razón. Y es re lindo cuando te empieza a pasar eso”, finalizó Maru.

Comentarios Facebook