Marzol y su charla íntima con Pampita: «Lloramos juntas, el dolor de madre es similar en algún punto»

Donatello Arias nació el 23 de mayo de 2021 en la semana 34 de gestación. Los médicos decidieron que permaneciera internado en el sector neonatología del Sanatorio Otamendi, dando lugar entonces a la preocupación de sus padres, Noelia Marzol y Ramiro Arias. Más allá de que en su cuenta de Instagram fue compartiendo distintas imágenes de lo vivido en aquellos días, recién cuando su hijo recibió el alta y regresó a su casa, la bailarina dio detalles de lo que atravesaron.
“Él estuvo muy grave. Especularon que había sido porque yo hice actividad física (durante el embarazo), y recibí mucha agresión en las redes. Mi bebé fue prematuro. Si no hubiéramos estado en la neo, hoy no lo podríamos contar”, contó Marzol, cuando todo había quedado atrás.
Pero sus seguidores en las redes sociales también la criticaron por una razón de fe: la campeona de La Academia de ShowMatch es atea, al igual que su marido. Ella, simplemente, pide que la “respeten”, y aclara que ni siquiera en las semanas en que la salud de Donatello estaba en riesgo se encomendó a Dios. “Yo confiaba en Donatello: sentía que era un bebé fuerte, que podía sortear eso y un montón de otras cosas”, le contó a Catalina Dlugi en su programa Agarrate Catalina, de LaOnceDiez.
En esa entrevista, Noelia se explayó sobre una conversación que mantuvo con Pampita Ardohain en esas jornadas interminables en neonatología, velando por su bebé. “Pampita sí es muy religiosa, pero ella me habló con muchísimo cariño también desde su experiencia, desde lo que había pasado como mamá -recordó Marzol, en clara referencia a Blanca, la hija de la conductora, quien murió con seis años-. Más allá de la creencia personal de cada una, empatizamos desde el dolor que una madre puede sentir respecto a lo que le puede pasar a un hijo. En algún punto, es similar; obviamente, lo de Pampita fue muy fuerte. Nos comunicamos desde ese lugar: desde la empatía del dolor que podríamos haber sentido”.
“Lloramos juntas”, contó Noelia sobre esa conversación con la ex jurado de La Academia. “Y estuvo bueno porque sentí que (Pampita) entendía desde qué lugar, desde dónde nace el padecimiento. Yo le hablaba a mi mamá, que tiene mucha experiencia pero nunca pasó algo similar, entonces por ahí no sentía la misma contención. No digo que de parte de mi familia no la tuve, pero fue muy linda esa charla. La verdad que me hizo muy bien”.
Hoy, Donatello la acompaña en Carlos Paz, adonde Marzol cumple temporada teatral como una de las figuras de la obra Sex. Al terminar regresará a Buenos Aires, en un 2022 que tiene aún cierta incertidumbre: “No se sabe si se hará ShowMatch, hay una indecisión”, explicó. Sin embargo, en caso de que Marcelo Tinelli regrese con su ciclo, ella no duda: si la convocan para defender su título de campeona de La Academia, ahí estará, “obviamente”.
Su vuelta a Capital será sin Ramiro: el futbolista se quedará en Córdoba como parte del plantel de Instituto. De ese modo estarán obligados a vivir una relación a la distancia, viajando permanentemente, aunque lo hará más ella que él. “No es lo ideal, lo que espera para este año, pero las cosas se dan de esa manera”, dijo la bailarina, quitándole relevancia a esta situación. Y hasta se permitió a bromear sobre la posibilidad de convertirse en la representante de su marido, algo similar a lo que Wanda Nara hace con Mauro Icardi. “¡¿Por qué no?!”, ríe Noelia. “Le tiro tips, porque soy más grande que él y ya tengo experiencia para negocias algunas cosas”, confía, si bien aclara: “No soy la representante oficial”.

Comentarios Facebook