Más de 6,5 chicos de cada 10 no fue a la escuela desde que se declaró la pandemia, según estudio

Un 1% de los estudiantes argentinos asiste a clases presenciales y un 34% lo hace bajo el sistema de revinculación escolar, a casi ocho meses de declarada la pandemia en el país, lo que revela que más de 6,5 chicos de cada 10 “no tuvo la posibilidad de asistir a la escuela”, según un informe del Centro de Implementación de Políticas Públicas para la Equidad y el Crecimiento (Cippec).

Eso 1%, calculado sobre los más de 11 millones de alumnos de matricula escolar del país, pertenecen a las provincias de Formosa, Chaco, Santa Fe, Entre Ríos, San Luis, La Pampa, provincia de Buenos Aires y Jujuy.

Por su parte, el 34% (aproximadamente 3.900.000) están habilitados para asistir a actividades de revinculación y pertenecen a la provincia de Buenos Aires y a la ciudad de Buenos Aires.

Los datos surgen del “Mapa de la vuelta a las clases presenciales”, elaborado por el Cippec, una herramienta interactiva que releva qué provincias están implementando el regreso a las clases presenciales, en qué niveles educativos lo están haciendo, y para qué población de estudiantes, cumpliendo con el protocolo definido por el Ministerio de Educación de la Nación.

Ese 1% que sí concurren a clases presenciales, representan unos 124.000 alumnos.

El Cippec destaca que con estas cifras que más de 6,5 de cada 10 niñas, niños y adolescentes aún no tiene la posibilidad de concurrir a las escuelas bajo ninguna modalidad.

Esto “muestra la necesidad de que las autoridades educativas nacionales y provinciales planifiquen e implementen el regreso a las clases presenciales, por el alto riesgo de abandono escolar y pérdida de aprendizajes, sobre todo en las poblaciones más vulnerables.”, detalla el informe.

Respecto a los aproximadamente 3.900.000 chicos habilitados para concurrir a actividades de revinculación, un poco más de 3.243.000 pertenecen a provincia de Buenos Aires y 660 mil a ciudad de Buenos Aires.

En todos los casos la asistencia de los estudiantes es optativa. En su mayoría, la decisión de la apertura de las escuelas depende de los equipos educativos de cada institución, quienes deben solicitar autorización a la cartera educativa de la jurisdicción.

“La habilitación de estudiantes para actividades de revinculación presencial es buena noticia. Sin embargo, en la mayor parte de los casos depende de las posibilidades de cada escuela que efectivamente puedan asistir”, dijo Alejandra Cardini, directora del programa de Educación del Cippec

Y agregó que si bien “es imprescindible” que algunas decisiones organizativas se tomen a nivel de las instituciones, “los gobiernos provinciales tienen que garantizar las condiciones para que todas y todos los estudiantes puedan revincularse con sus escuelas presencialmente de forma segura”.

Explicó que de lo contrario, “se corre el riesgo de que solo las escuelas más favorecidas y con mayores recursos retornen a la presencialidad y, por lo tanto, que se profundicen las brechas de desigualdad”.

El Cippec propone cinco pilares para reabrir las escuelas que son espacios seguros, Justicia educativa, flexibilidad, creatividad y confianza.

Comentarios Facebook