Mascherano dijo que «no hay excusas» por la
derrota de la selección argentina ante Brasil

El entrenador se consideró “único responsable de todo esto” luego del 1-3 en el clásico, que sumó a la caída frente a Paraguay; “fuimos ampliamente superados”, reconoció en Cali
Una derrota contra Brasil siempre duele en una selección argentina. En el deporte en que sea, en toda categoría y en el torneo que toque. Este 1-3 en el Sudamericano Sub 20 de Colombia también golpea porque deja al equipo al borde de la eliminación en la primera fase, lo que lo dejaría fuera del Mundial de Indonesia, de mayo. La Argentina quedó obligada a ganar los dos partidos que le quedan (vs. Perú y Colombia).
Por la época del año, en un calendario carente de actividad oficial en clubes en estas latitudes, el Sudamericano Sub 20 suele ser un atractivo para los ojos futboleros. Con el entusiasmo mundialista que quedó latiendo desde el 18 de diciembre por lo sucedido en Qatar, esta versión 2023 generaba aun más fervor, porque incluía el estreno de las tres estrellas encima del escudo de AFA en la camiseta. Además, se añadía el condimento de que al mando del equipo argentino estaba Javier Mascherano, el segundo futbolista de los que más presencias acumulan en la historia de la selección mayor, detrás de Lionel Messi. Argumentos que dan más fuerza a esta desilusión.
La tiene el propio Jefe. “No hay mucho por decir. Todos lo vimos: fuimos ampliamente superados por Brasil. Queda, simplemente, hacerse responsable. Obviamente, el único responsable de todo esto soy yo”, expresó crudamente el director técnico en la zona mixta del estadio Pascual Guerrero, de Cali, ante los periodistas. “La realidad es que duele, porque teníamos la ilusión de jugar un buen partido contra un gran rival, porque lo habíamos hecho contra ellos. Pero pasó lo que todos vimos. No se dio”, ahondó.
Quizás estas dos caídas seguidas, y el peso de esta segunda, pegan más fuerte en el entrenador porque está haciendo su experiencia como en la función, tras su silencioso retiro de noviembre de 2020, con la camiseta de Estudiantes, en plena pandemia. El ex mediocampista es un símbolo de la selección: jugó cuatro mundiales, llevó la cinta de capitán que luego entregó a Messi y tiene el curioso récord de haber debutado antes con la camiseta albiceleste que en su club, River. Su inicio como DT del sub 20, sin embargo, no es bueno.
Antes de este Sudamericano Sub 20 afrontó tres torneos. Fue campeón en el torneo de L’Alcudia, en agosto, pero tuvo traspiés en el Maurice Revello (ex Esperanzas de Toulon) y en los Juegos Odesur, también en 2022. Esta categoría juvenil no se trata de una cualquiera para el fútbol del país campeón del mundo absoluto. Es la que más estrellas consiguió, cinco: Qatar 1995, la piedra fundacional del ciclo de José Pekerman; Malasia 1997, con Román Riquelme y Pablo Aimar; Argentina 2001, con Javier Saviola; Países Bajos 2005, con Messi, y Canadá 2007, con Ángel Di María y Sergio Agüero. Además, cuando el límite era sub 19, se conquistó Japón 1979, con Diego Maradona. También por eso duele más este fallido comienzo.
“Hay que entender por qué no nos animamos a hacer lo que estamos acostumbrados a hacer. Al final, durante un año de entrenamientos, de trabajo, de varios torneos en los que más allá del rival y del entorno lo hicimos, en la cita más importante nos cuesta, y es es lo que preocupa”, se preguntó Mascherano frente a la prensa. Y no puso pretextos. “Sería buscar una excusa hablar de haber errado un penal. Desde el minuto cero no entramos en partido, tomamos [recibimos] un gol muy rápido [temprano] y después nunca construimos buen juego. Nos costó. Una de las pocas jugadas, aisladas, fue la de cuando hicimos una cierta cantidad de pases, la del penal nuestro. La realidad es que toca hacerse cargo de esto. Es una noche triste, amarga. Y mañana habrá que levantar cabeza. Todavía quedan dos partidos. A ver si logramos ganar los dos y nos clasificamos”, manifestó el ex volante.
Si no se da el milagro en las dos fechas que faltan de esta rueda inicial, no será la primera vez que Argentina se habrá ausentado de un cita mundialista sub 20: pasó en Egipto 2009 y Turquía 2013. Así como Julián Álvarez y Thiago Almada fueron las figuritas repetidas en los álbumes del último mundial sub 20, Polonia 2019, y Qatar 2022, se esperaba –se espera aún– algo parecido para Máximo Perrone, Nicolás Paz y compañía para Indonesia 2023 y para México-Canadá-Estados Unidos 2026. Eso ahora depende de lo que pase en los próximos dos partidos.
El fútbol no siempre va al mismo ritmo que las ilusiones. Bien lo sabe Mascherano. Apenas 48 horas después del duro golpe en el debut, frente a Paraguay, Argentina salía con obligación de sumar ante Brasil, nada menos. A los 11 minutos ya quedó en desventaja, tras un error a la salida de un saque lateral. Al rato, el travesaño le negó el empate y después Gino Infantino malogró un penal: había engañado con el lanzamiento al arquero Mycael, que con un pie evitó el gol en un intento desesperado. A los 35 minutos, Andrey Dos Santos, capitán brasileño, vendido a Chelsea durante este torneo, aprovechó otro error argentino en el fondo. Y la estocada final llegó a los 42 minutos de la parte final, de penal, vía Vitor Roque. El descuento, de Maximiliano González a los 44, fue un pequeño alivio.
“Es difícil encontrar cosas positivas. En el segundo tiempo intentamos desordenar un poco el partido; con los dos cambios y con los dos puntas buscamos algo diferente, pero se nos hizo muy cuesta arriba. Sobre todo en el primer tiempo, regalando los primeros 25, 30 minutos, claramente”, juzgó Mascherano. Con el atentunante del mal estado del campo de juego, las equivocaciones de Argentina en sectores cruciales de la cancha fueron constantes y explicaron la derrota.
“Trajimos un plantel creyendo que todos los jugadores en cualquier momento podían participar. Las lesiones son parte del juego, y más en estos torneos cortos. No hay excusas”, dejó en claro el DT, poco después de que se viera a Facundo Buonanotte, el 10 del equipo, seguir el juego con un cuello ortopédico desde la platea. Ésa es una de las fotos de este momento. Buonanotte, surgido de Rosario Central, ahora juega en Brighton & Hove Albion, con Alexis Mac Allister. Él y Nicolás Paz, de Real Madrid, son los dos “extranjeros” del plantel. Había esperanza en que otros europibes, como Alejandro Garnacho (Manchester United), Luka Romero (Lazio) y los hermanos Franco y Valentín Carboni (Inter), se sumaran al plantel en el Mundial de Indonesia. A apenas 48 horas del estreno argentino en el Sudamericano, eso ya suena a poco menos que milagro.
“No hay excusas. Por lo menos yo tengo que ser honesto, conmigo y con todo el mundo, y decir que está claro que no estuvimos a la altura. Ésa es la realidad”, se sinceró Mascherano. Que, no obstante, deja un lugar a la esperanza, sin perder realismo: “Hay que mejorar muchísimo”, subrayó.

Comentarios Facebook