Matías Morla hizo explosivas declaraciones en diálogo con Jorge Rial: “A Maradona lo mataron Rocío Oliva, la cuarentena y los problemas médicos”

Desde el 25 de noviembre del 2020, día en el que falleció Diego Armando Maradona, su nombre estuvo en el foco de la tormenta. Sin embargo, Matías Morla, el ex apoderado del astro, optó por el silencio. Y, más allá de un par de tuits, decidió mantenerse alejado de la prensa y dejar que su representante legal, Mauricio D’Alessandro, hablara por él en los medios. Pero este lunes, como primer invitado de Jorge Rial en TV Nostra, el ciclo con el que el periodista desembarcó en el prime time de América, el letrado aceptó dar una extensa entrevista y respondió a todo.
“¿Sos el más odiado, sos el culpable de la muerte de Maradona?”, fue lo primero que quiso saber el conductor. “Ahora cuando me escuchen se van a dar cuenta de que el diablo no es tan malo”, respondió sin dudar Morla. Y agregó: “Soy el malo para un sector de los herederos. Para la Justicia no y para gran parte de la gente no. Todo esto que pasé fue muy triste desde el punto de vista amigo y del cariño. No te olvides que a mí, cuando se me muere Diego, se me muere mi mitad”.
El abogado aseguró que, con los meses transcurridos tras la partida del astro, “las voces que decían que tenía que ver con un homicidio están quedando desacreditadas”. Y se refirió específicamente a la manifestación realizada el pasado 10 de marzo bajo la consigna “No se murió, lo mataron”, de la que participaron Dalma y Gianinna junto a su madre, Claudia Villafañe, Dieguito Fernando junto a su mamá, Verónica Ojeda y su pareja, Mario Baudry, y Jana, además de amigos y seguidores del jugador.
“Una marcha en la plaza en la que se usó el dolor de la gente, innecesariamente, que también se dio cuenta. Cuando me hablan de cadena social, porque yo creo que en vez de condena social hablan de cadena social, es porque indudablemente Maradona agitaba gente. Yo estuve con Diego en estadios de 50 mil personas. ¿Y juntás, según la tapa de Clarín, 300 personas, según el reporte policial, 2000?”, señaló Morla.
Y luego hizo referencia a los cuestionamientos que recibe a través de las redes sociales. “El Twitter no es la realidad de lo que pasa. Porque, si fuera por el Twitter, yo estaría detenido ahora, Sadvica no sería la dueña de la marca Maradona y las hermanas estarían decapitadas en la Plaza de Mayo”, dijo. Y agregó: ”Indudablemente, acá hay muchas cuestiones que tienen que ver con Diego, con los problemas que tenía con las hijas, con la salud, con las motivaciones, con abogados que nunca aparecieron en la televisión y ahora creen que son Johnny Depp”.
El letrado se mostró tranquilo de que el tiempo “todo lo acomoda”. Y se rio de quienes aseguraron que pensaba cambiar su fisonomía para que no lo reconocieran por la calle. “Cuando hablaban de que cambié mi aspecto físico: ¡estoy tan feo como siempre!. Y cuando decían que me iba del país…”. Entonces, Rial le preguntó si se sentía “un condenado social” y si tenía miedo. “A mis hijos los fui a buscar al colegio, desayuno en la misma esquina de todos los días, hago la misma actividad de siempre”, respondió Morla.
Y, al destacar el trabajo silencioso que hizo con Maradona durante siete años para ayudar a los necesitados, recalcó: “A mí no me siguen barrabravas, me sigue gente de los comederos que ayudamos”. “¿Por qué decís lo de barrabravas?”, preguntó entonces el conductor. “Por los que fueron a la plaza. Eran barrabravas. Barrabravas y pagos, ni siquiera fue un cariño espontáneo”, contestó sin dudar Morla. Y explicó por qué habían ido a la convocatoria.
“Hay algo muy claro: Maradona facturaba. Maradona se murió. No puede hacer más dinero. ¿Qué hace dinero ahora? La marca Maradona. Y mientras en Europa me piden la marca Maradona y yo les digo que no, hacen una marcha en la plaza. A la gente que le cerraron la puerta a las cuatro de la tarde y no lo dejaron ver a Maradona (en el velorio de Casa Rosada), ahora la usan para que vaya a la plaza. Y la gente se avivó, no fue nadie”, dijo Morla.
Luego se cuestionó: “¿Cómo vas a hacer una marcha por Justicia en medio de una junta médica? La Justicia en Argentina raramente trabajó así, hacen una junta médica con los mejores profesionales de la Nación, que yo ni siquiera coloqué un perito porque son los mejores y los más distinguidos de cada área. Y, en plena junta médica, hacen una marcha. ¿Marcha de qué? Si me decís que es como lamentablemente pasa en Argentina, donde un montón de situaciones judiciales están paralizadas. Pero acá tenés una Fiscalía que yo creo que no duerme desde el 25 de noviembre”.
Morla aseguró que pensaba “seguir la voluntad” de Maradona. “Yo hay algo que no voy a perdonar: a mí no me dejaron saludar a Diego. No me interesa porque yo me despedí, me dijo: ‘Te amo’. A mí esta entrevista no me interesa para quedar bien con nadie, yo con el que tenía que quedar bien era con Diego. Y ese era Diego conmigo, era amor. Si yo quería vender algo, me ponía un kiosco: no quiero vender nada, no me interesa quedar bien”.
Sin querer dejar pasar lo que había dicho el letrado, Rial le preguntó si sentía que la marcha había sido “una manera de presionar”. “Fue un escrache para la marca Sadvica. La marca Maradona la tiene la empresa Sadvica, que es mía. La puse a nombre mío por orden de Diego, Diego pagó las inscripciones. La armé con Diego y por eso nadie se opuso. Cuando vos ponés una marca, la instalás y la inscribís, hay un plazo para que alguien se oponga. Nadie se opuso porque la marca era de Maradona”, señaló.
La gran duda, sin embargo, era por qué el astro había puesto su marca a nombre de su apoderado y no de su familia. Y, ante la consulta del conductor, Morla contestó: “¿No viste por qué Diego le revocó el testamento a las hijas? ¿No viste por qué Diego no fue al casamiento? ¿No viste por qué Diego estaba indignado porque la hija de Dalma se llama Roma? ¿Diego qué es? Nápoles, lo contrario a Roma. Esos problemas internos que tienen… Me quieren hacer cargo a mí ahora, pero esas son charlas privadas que tuvieron ellas”.
Enseguida, Morla se refirió al rol de la ex esposa del jugador. “Villafañe en el año 2001 inscribió la marca Diego Armando Maradona. Si no la hizo trabajar, no es problema mío. Ellas están indignadas por una marca que ya tienen. Lo que pasa es que la marca no es Coca Cola. Vos tenés que ir, vender, hablar…La relación que yo tengo de años de trabajo con las distintas personas es lo que ellas quieren”, dijo. Y remarcó que el registro con el nombre completo del astro es de Dalma y Gianinna y está inscripto en Europa, pero que la imagen corresponde a los herederos por disposición del jugador.
“Diego dijo: ‘La marca, cuidame a mis hermanas, la imagen, cuidame los herederos’. Está todo firmado, sellado, ante escribano público. Ahora, la pregunta es: ¿Vamos a hacer lo que queremos o vamos a hacer lo que Diego quería? Si querés hacer lo que Diego quería, Diego inscribió una sociedad, se registró legalmente a nombre mío, no pude poner un testaferro para esconder como estamos acostumbrados en Argentina. Está a nombre mío, no tengo nada que esconder, está declarada ante las autoridades. Y las hermanas van a vivir mientras yo viva de eso”, explicó el abogado.
Y detalló: “Respecto a la imagen, Diego dispuso algunas cosas. Primero, que yo estoy habilitado a firmar la imagen, siempre y cuando le dé el 50% a los herederos. Es decir, las hijas podrían buscar trabajo por su cuenta, si algún día se disponen a trabajar, y hacer contratos con la imagen de Maradona porque están habilitadas. Lo que consiga yo, tengo que darle la mitad a ellas. O sea que mi trabajo repercute para ellas. La única forma de que quiten la marca es demostrar que sea un acto nulo, que Maradona no estaba en sus cabales. Y Maradona lo firmó esto en 2015, 2016, en la corte de Dubai. Vamos a suponer que Maradona hubiera estado borracho y la corte no se dio cuenta ni el escribano, ni después cuando se registró y se llevó adelante un procedimiento en Dubai alcoholizado, cinco años atrás”.

Comentarios Facebook