Mauricio Macri en Qatar: reuniones con leyendas del fútbol, amigos y exfuncionarios

“Tiene agenda 100 por 100 FIFA”, dicen en su entorno; mientras tanto, aparecieron por Doha Gustavo Arribas, Daniel Angelici y abogados vinculados al mundo judicial
La previa de Argentina-Australia arrancó cinco horas antes del inicio del partido que le dio a la selección nacional la clasificación a los cuartos de final para enfrentar a Países Bajos. Los argentinos aprovecharon para almorzar y pasear por el Mall of Qatar, el shopping más grande de Medio Oriente que se ubica junto al estadio Ahmed ben Ali, de Doha. Gustavo Arribas, exjefe de la AFI entre 2015 y 2019 y amigo personal de Mauricio Macri, se sentó junto al grupo de amigos que lo acompañan en esta excursión mundialista.
Arribas representa a tres jugadores de la selección de Brasil. Entre Dubái y Qatar, el exfuncionario retomó su viejo negocio, el que tenía antes de asumir al frente de la agencia de inteligencia. También se lo vio conversando con Juan José Gallea, el hombre que manejaba la caja de la AFI desde la Alianza, que siguió en el kirchnerismo y también en el macrismo. En la mesa también se sentaron Diego Pirota, socio de Darío Richarte, exnúmero dos de la SIDE en épocas de Fernando de la Rúa y operador judicial.
Una imagen parecida ocurrió en la puerta del estadio 974. Minutos antes del comienzo del partido llegó Arribas. Allí lo esperaba Alejandro Pérez Chada, abogado del expresidente Macri.
En su defensa, ellos sostienen que se pagaron sus pasajes y entradas, como cualquier hincha. Los lazos de amistad, de trabajo y deportivo tienen terminales en común con el expresidente, que está aquí como titular de la Fundación FIFA. En el entorno de Macri dijeron a LA NACION que el expresidente tiene una agenda “100 por 100 FIFA”, y que se reúne a diario con Infantino y con las leyendas FIFA como Ronaldo.
Arribas se moviliza en avión desde Emiratos Árabes (cerca de una hora de viaje) para cada partido de la selección. Lo hizo en los tres primeros encuentros de la fase de grupos. Y lo repitió este sábado. En los choques frente a Arabia Saudita y México se unió Darío Richarte.
El grupo de exAFI se vio sorprendido en el partido frente a México por las cámaras de la transmisión oficial. En Tribunales se comenta que fue Cristina Caamaño, la interventora de los espías cuando asumió Alberto Fernández, la que hizo la captura de la imagen y la distribuyó entre medios del oficialismo.
Para el tercer partido, frente a Polonia, se unió a ellos Pérez Chada. El abogado personal de Macri vino con su hijo a Qatar. Antes de viajar, el abogado terminó de coordinar la estrategia judicial del expresidente. El 21, su colega Pablo Lanusse se presentará en la causa por presunto espionaje a los familiares del submarino ARA San Juan.
Richarte se fue de Doha pero coincidió aquí con un personaje versátil para las influencias judiciales, políticas y de inteligencia, Daniel Angelici. Richarte dejó las sombras cuando el “Tano” lo llevó como vicepresidente durante su gestión en Boca.
Angelici se pasea bien acompañado por las calles de la capital del Mundial. Mientras afila su estrategia para volver al poder en Boca, está con mucho tiempo libre en Qatar. Según pudo saber LA NACION, se encontró con el titular de la Fundación FIFA. Hablaron también de fútbol.
La influencia que Angelici supo tejer en la Justicia estuvo al servicio del macrismo durante los cuatro años de gobierno. Esos lazos siguen firmes con el Frente de Todos en el poder. El sábado antes del partido con México y después de sacarse fotos con algunos hinchas de Boca, contó que se quedará en la copa del mundo “hasta que la Argentina siga”.
Mientras Arribas hace negocios desde Dubái, Angelici aprovecha su estancia en Doha para aceitar sus contactos. Bajo su presidencia en Boca cerró uno de los mejores acuerdos de marketing, con la aerolínea Qatar Airways.
Allí talló la influencia del extenista Gastón Gaudio, un hombre clave en la relación del macrismo con los millones de la familia real de Qatar. El excampeón de Roland Garros fue fundamental en la firma del contrato.
Con su salida del club xeneize, Angelici también perdió su sillón como vicepresidente de la AFA, pero logró para el exviceministro de Justicia de Cambiemos, Juan Bautista Mahiques, un cargo ad honorem y temporal en el Tribunal Arbitral de la organización.
Mahiques es ahora Procurador de la Ciudad, y titular de la asociación internacional de fiscales. Carlos Mahiques, el padre de Juan Bautista, es juez de la Cámara de Casación Penal. Pidió licencia entre el 22 y el 28 de noviembre. A sus colegas les dijo que era para viajar a Qatar a ver a la selección argentina en Doha. Cuando se acercaba la fecha de regreso, según pudo saber este medio, solicitó prórroga debido a un problema de conexión en San Pablo en su vuelo de vuelta. Este lunes 5 de diciembre debe reincorporarse.
Contactado por LA NACION el juez respondió este sábado 3 de diciembre: “Me encuentro con mi familia en Mercedes. No tengo otra cosa que informarle”. El juez, de buena llegada tanto al macrismo como a algunos dirigentes del actual oficialismo, agregó que la consulta no tenía interés periodístico y que se trataba de una actividad (el viaje a Qatar) que “real o no es lícita”. Mahiques es uno de los camaristas que el 21 de diciembre, en audiencia virtual, deberá resolver, por pedido del fiscal Raúl Plée, si se confirma o no el sobreseimiento de Mauricio Macri en la causa de presunto espionaje ilegal del ARA San Juan. La abogada de los familiares, Valeria Carreras, lo recusó por temor de parcialidad. Alegó que Mahiques fue trasladado por decreto de un fuero al otro (cámara porteña a cámara federal) por el entonces presidente Macri y que tiene vínculos con ese sector político.
Mientras tanto, Macri siguió cada partido de la selección en los palcos de las autoridades. Su mujer, Juliana Awada, alienta desde las plateas con Antonia y Valentina. Llegaron a Qatar el 21 de noviembre y el plan es quedarse hasta la final.
Macri mantiene reuniones protocolares pero también aprovecha para ver fútbol, jugar al paddle, visitar amigos y atender la interna de Juntos por el Cambio por teléfono. Con Gaudio, fueron a visitar al poderoso emir Tamim Bin Hamad.
El expresidente se mueve como un jefe de Estado, asiste a encuentros protocolares y mantiene reuniones con presidentes de otros países, con empresarios, jeques y emires. Le quedan un par de semanas antes de volver a meterse otra vez en el barro de la política argentina.

Comentarios Facebook