Médico aseguró que prefirió ir a preso antes que pagar la multa por no usar barbijo en su vehículo

Vicente Palacios, médico formoseño de 63 años que se encuentra cumpliendo prisión domiciliaria tras una condena realizada por el Juzgado de Paz de Menor Cuantía 3 del barrio Juan Domingo Perón, debido a no usar barbijo dentro de su vehículo cuando circulaba junto a su esposa por la ruta que lleva a Mojón de Fierro, en diálogo con el Grupo de Medios TVO aseveró que prefirió cumplir la condena tras las tres opciones que le dio la jueza de la causa; trabajo comunitario, el pago de una multa o efectivamente diez días de arresto.
El hecho tomó trascendencia nacional y el profesional aseveró que procederá a iniciar una causa judicial por lo ocurrido y se consideró “inocente”.
Relató que el hecho ocurrió en agosto del año pasado, camino a Mojón de Fierro, “en una zona rural había un retén policial que detiene el vehículo en el que iba con mi señora, ella manejaba con el barbijo puesto y yo iba al lado con el barbijo en el regazo, con termo y mate en la otra mano, paramos y el policía de muy mala manera me pregunta dónde estaba mi barbijo, le muestro y me dice que no lo tenía puesto y le dio que no porque iba dentro del auto tomando mate en zona rural, sin nadie, ‘no creo que nadie me persiga corriendo para que lo contagie’, le dije y se ve que le molestó mi respuesta, le aclaré que era médico y que sabía lo que le estaba diciendo.
“Me quisieron esposar, secuestrar el vehículo y les dije que estaban equivocados, que ni se les ocurra, que tenían que tener una orden judicial para esposarme o sacarme el vehículo, seguimos discutiendo, me hizo un acta que me negué a firmar porque lo que decía no era cierto, después de un rato de discutir me dejó ir, fui a atender a mis pacientes y después me volví a mi casa”, acotó.
Siguió contando que “los primeros días de este año recibo una notificación de que tenía que ir a prestar declaración indagatoria en el Juzgado N°3 del barrio Juan Domingo Perón, voy a notificarme y me encuentro con que el policía hizo un acta y mandó a la justicia, lo que me llamó la atención es que hice mi descargo y dos semanas después ya tenía la sentencia de la jueza que me declaraba culpable, mis abogados me explicaron los pasos a seguir, pedí ir a otra instancia pero ya no daban los tiempos entonces muy en contra de lo que yo quería ellos me aconsejaron solicitar el perdón judicial que a nadie se le niega porque soy una persona de edad, soy profesional, de alto riesgo y todas esas cosas, entonces más sorpresa me dio de que a los cuatro días ya tenía la respuesta de la jueza denegando eso y diciendo que debía cumplir la pena que era una multa económica de 26 mil pesos, tareas comunitarias en el hospital Distrital o 10 días de arresto”.
“Yo fui varias veces a tratar de hablar con la jueza para tratar de explicarle qué persona soy y nunca la encontré en su trabajo, cuando me denegó el perdón judicial, me enojé y le dije que optaba por los diez días de arresto, la secretaria la llama a la jueza y ella quiere hablar conmigo pero le dije que ya no podía hablar porque ya me había sentenciado, de qué me servía hablar, le dije que iba a aceptar, trató de hacerme cambiar de opinión, de que podía pagar la multa en ocho cuotas, que podía pasar poco tiempo haciendo las tareas comunitarias, pero le dije que no, incluso me dijo que podía cumplir la pena cuando termine la pandemia pero para qué quiero ir preso cuando por fin puedo salir a disfrutar, no tuvo más remedio que aceptar lo que le dije”, contó Palacios.
Aseveró además que, con su caso, “ellos quieren hacer como un escarmiento, yo fui un instrumento para ellos, para darle un mensaje a la población formoseña de ‘si al señor Palacios le hacemos esto por no usar barbijos dentro del auto, obedezcan o la van a pasar peor’, pero hicieron mal en el objetivo, no me iba a quedar con mi culpabilidad”.
Criticó además la llamativa rapidez en resolver su situación, “lo mío salió en menos de una semana y hay cientos de formoseños que quieren reunirse con su familia y solo pueden hacerlo con un permiso judicial para ingresar a la provincia, hay miles de formoseños y lo vi con mis ojos hacinados en una comisaría, 20 personas en una celda de 4×4 esperando que su expediente se mueva”.
“Por una sonsera de no llevar barbijo dentro del vehículo aceleraron los trámites,ahora estoy tranquilo en mi casa cumpliendo prisión domiciliaria que termina el 30 de abril, todavía me falta una semana”, contó.
Para finalizar aseveró que “voy a iniciar una causa judicial contra la jueza porque no están administrando justicia, ellos acatan órdenes del ejecutivo”.

Comentarios Facebook