Mirtha Legrand celebró los 53 años de sus clásicos almuerzos: “Ahí nació la leyenda”

“A mí me encantaría hacer algo así: no tener que repetir un diálogo, improvisar, hablar con mi vocabulario, mi lenguaje, mis defectos, mis virtudes. Ser yo misma”, dijo Mirtha Legrand en 1968 cuando ya llevaba varios exitosos años en la actuación y sintió que quería dar un salto en su carrera. Buscaba conducir su propio programa de televisión.
Aquella mujer de 41 años había debutado a sus 13 en la película Hay que educar a Niní, de Niní Marshall. Desde entonces, no paró de trabajar y realizar distintos papeles. Sin embargo, ella quería mostrarse tal cual era, dejar de leer libretos e interpretar a personajes. Y así se lo dejó en claro a Alejandro Romay, el entonces director de El Nueve, quien, al día siguiente la llamó por teléfono para ofrecerle que estuviera al frente de un ciclo al que primero llamarían Almorzando con las estrellas.
La primera emisión fue el 3 de junio de 1968. El menú era pollo, le sirvieron pata, pero Daniel Tinayre (su marido y productor del ciclo) pidió que le cambiaran el plato por pechuga, porción que más le gusta a la conductora que debutó con invitados amigos y conocidos: el realizador Leopoldo Torre Nilson, el productor de reconocidas telenovelas Alberto Migré, el actor Duilio Marzio y la novelista Beatriz Guido Daniel.
“¡Ahí nació la leyenda!”, dijo Mirtha Legrand en diálogo con Teleshow a 53 años de su debut con los clásicos almuerzos. La diva se encuentra en su casa desde marzo del 2020, cuando decidió dejarle la conducción de sus programas (Almorzando con Mirtha Legrand y La noche de Mirtha) a su nieta Juana Viale luego de que se desatara la pandemia del coronavirus.
“¡Qué bárbaro! ¡Un récord!”, destacó sobre los años que lleva al frente de los ciclos por los que pasaron miles de famosos, celebridades internacionales, políticos, entre otras figuras. Aquel día, según recordó, no estaba nerviosa sino “de muy buen humor” y contenta por los invitados amigos con los compartiría la mesa.
No obstante, y hasta quizás fueron los pensamientos propios del debut, pensó que el programa duraría solo una semana en la pantalla chica. Sin embargo, ya va por los 53 años (y contando…). La repercusión fue exitosa, hizo altos números de rating para la época y el propio Romay la llamó para felicitarla y asegurarle la continuidad. Así nació la leyenda, tal como Mirtha lo definió. Tiempo después el ciclo se llamó Almorzando con Mirtha Legrand. Y hace algunos años sumó la versión nocturna de los sábados, La noche de Mirtha.
Mirtha destacó algo que, a esta altura, es obvio: su programa cambió la televisión argentina y, “por su puesto”, su vida. En tanto, compartió un video en su cuenta de Instagram en el que recordó algunos de los mejores momentos. “Fue un placer conducirlo”, enfatizó sobre el ciclo por el que pasaron figuras como Diego Maradona, Sandro, René Favaloro y Susana Giménez, y ex presidentes como presidentes Raúl Alfonsín, Carlos Menem, Néstor Kirchner, Cristina Fernández de Kirchner y Mauricio Macri.
“He pasado por todo. Prohibiciones, me han sacado del aire, me han vuelto a poner. He pasado por todos los gobiernos, por todos. Pero aquí estoy, entera”, agregó La Chiqui. “Gracias por dejarnos entrar a sus hogares, ser parte de su familia. Porque como siempre les digo: todo lo que soy se lo debo a ustedes, mi público. Yo les he dado mi vida. ¡GRACIAS! Y recuerden que ¡este programa trae suerte!”, agregó en el posteo que compartió en la red social en la que tiene casi un millón de seguidores.
Mirtha Legrand ya recibió las dos dosis de la vacuna contra el coronavirus, aunque todavía no está confirmada la fecha de su regreso a la televisión argentina. La diva había contado a Telesow que cuando vuelva será en una emisión semanal: la de los domingos al mediodía. Mientras que Juana Viale permanecerá al frente del ciclo de los sábados a la noche. Así lo acordaron en una reunión entre Adrián Suar, gerente de programación de El Trece-, la conductora, su nieta y Nacho Viale -su nieto y productor ejecutivo de los programas.
“Analizamos que Juana conduzca los sábados y yo, los domingos”, había revelado La Chiqui en septiembre del año pasado. ¿El motivo? “Se me hacía muy pesado el final de La noche de Mirtha y el comienzo del Almorzando… Tenía poco descanso”.

Comentarios Facebook