Mirtha y el vacunatorio VIP: “Ahora dicen que no se dieron cuenta, ¡¿pero cómo no se dieron cuenta?!”

En la mañana del viernes pasado un rumor sonó con insistencia: Mirtha Legrand se vacunaría contra el coronavirus en su departamento de Palermo, ese mismo día. A la férrea desmentida inicial de la diva se sumó un comunicado de la productora de su nieto, Nacho Viale, quien realiza sus ciclos en El Trece. Allí se aclaraba que Chiquita estaba a la espera de que se abriera el registro del Gobierno porteño -lo que ocurriría esa misma tarde- para pedir turno y recibir su dosis, como cualquier ciudadana de Capital que supera los 80 años.
“Me voy a vacunar esta semana. Tengo turno. Pero no voy a decir cuándo ni dónde”, anunció Legrand ayer, en diálogo con el ciclo Nosotros a la mañana. Y se sinceró: “Todos los trámites los hizo Nacho porque era engorroso. Yo no sabía por dónde empezar…”.
Aquel viernes, mientras algunos señalaban falazmente a Mirtha, se desató el escándalo del vacunatorio VIP con el testimonio del periodista Horacio Verbitsky. “Me parece un horror, un horror…”, declaró la conductora al respecto. Y apuntó al Gobierno, a raíz de las declaraciones de determinados funcionarios: “Ahora dicen que no se dieron cuenta. ¡¿Pero cómo no se dieron cuenta?!”, sostuvo, a mitad de camino entre la sorpresa y la indignación.
“Yo creo que es el único país en el mundo en el que ha ocurrido algo semejante. Es deprimente que algunas personas hayan actuado de ese modo. No sé por qué fueron llevados: por el temor, por la amistad, por la comodidad. ¿Qué los llevó a hacer algo semejante?”, agregó Mirtha, quien en el 2020 cumplió con una cuarentena estricta durante largos meses. Recién en diciembre, luego de haber salido al aire por última vez a mediados de marzo, regresó a la televisión por una única emisión.
“No crean que lo pasé bien (con el aislamiento): he tenido momentos de mucha angustia. La primera palabra que se me ocurre es angustia, y también un poco de desesperación: ni al balcón salía porque tenía miedo. Es duro, eh. Es muy difícil. Hay que tener mucha salud mental”. Explicó que pasó el tiempo con su asistente personal, Elvira: “Pero llegó un momento en que ya no teníamos más tema (de conversación)”. Y como “lo peor es no hablar”, Mirtha encontró una alternativa: “Leía el diario en voz alta para escucharme”.
En tanto, para “no perjudicar la parte motriz”, hacía kinesiología porque “pasaba mucho tiempo en cama mirando televisión”. “Hay que caminar y hacer un poquito de gimnasia, cosa que detesto, porque tengo una teoría: con el ejercicio se te arruina la cara por el esfuerzo”, bromeó, y brindó su fórmula para enfrentar el encierro obligatorio: “Tener fe. Y pensar que esto va a pasar y que nos vamos a poner a bien. Y nos vamos a poner bien en nuestro país. Es una angustia…”.
Legrand también se refirió a su cumpleaños: “¡Nunca imaginé llegar a esta edad!”, dijo, entre risas. “Cuando yo digo que le he dado la vida a mi profesión, no miento. Desde los 14 años, que hice mi primera película”. Tras adelantar que esta noche se reunirá con familiares y amigos, aunque “pocos, por protocolo, unos 15″, dejó un recuerdo para su hermana: “Es el primer año desde que nacimos juntas, las gemelas, que no voy a estar con Goldy…- lamentó-. Pero sé que ella está bien”.
En referencia a su carrera, Mirtha también habló de su regreso a la televisión: adelantó que ya empezó a anotar posibles invitados para sus mesazas. “Pero no voy a decir quiénes…”, dijo, jugando al misterio. ¿Pero cuándo se daría su vuelta? “No sabemos la fecha, pero será pronto”. Según trascendió, es posible que Chiquita conduzca el programa de los domingos, mientras que Juana Viale se quedaría con el ciclo de los sábados por la noche. O bien, que se ponga al frente en solo dos emisiones por mes.

Comentarios Facebook