Murió Patricia Zalazar, el gran amor de Luis Alberto Spinetta y la madre de sus cuatro hijos

Estuvieron juntos más de veinte años en los que nacieron Dante, Catarina, Valentino y Vera, quien dio a conocer la noticia. Inspiró algunas de las canciones más entrañables del Flaco y dejó su huella en el mítico disco Artaud.
Este viernes se supo que falleció Patricia Beatriz Zalazar, durante casi dos décadas mujer de Luis Alberto Spinetta y madre de sus cuatro hijos, Dante, Catarina, Valentino y Vera. Esta última, una de las protagonistas de la serie El Reino, fue quien dio a conocer la triste noticia a través de un sentido posteo en su cuenta de Instagram. Hasta el momento se desconocen las causas de su muerte.
“La fortaleza de tu corazón y tu alma, de tu amor que derriba todo dolor. Me tocó tenerte de madre, y más que nada en este mundo, agradezco todo este tiempo que tuvimos juntas, todo, todo juntas. Hasta el último suspiro, la última mirada”, escribió Vera. “Ojalá el mundo entero pudiera escuchar tu risa al menos una vez, y así se llenaría todo de aire mágico por siempre”, agregó.
En el final de su mensaje, la menor de los cuatro hijos de Zalazar y Spinetta, expresó: “Guerrera de la vida, del amor. Gracias por guiarme, por cuidarme, abrazarme, apoyarme, enseñarme todo. Nada se compara a nuestro amor. Te amo de la manera más trascendental y absoluta mamá. Hoy te amo ya, y ya es mañana”.
Horas más tarde, fue Catarina quien también utilizó su cuenta de Instagram para despedir públicamente a Patricia. “Mami hermosa, sabia de mi alma. Ya despegaste y te elevaste en la luz para embellecer el Universo de manera trascendental. Porque eso fue lo que hiciste siempre de manera incansable con todos tus amores”, dijo.
“Gracias por iluminarme la vida y con un amor absolutamente palpable en todas tus palabras, en todos tus actos, tu sinceridad, tu fe, en tu entrega eterna. Tu enseñanza se imprimió en el alma de los que te amamos por la eternidad. Gran compañera de mi alma, voy a tener que aprender a vivir sin tus abrazos del amor, tu cuidado, tus comidas y tu risa sublime”, continuó la segunda hija del matrimonio.
Y sobre el final, también se refirió a su padre, fallecido en febrero de 2012. “Se que vas a acompañarme ahora también y así te encontrare en cada luz que provenga de ti. Ya estás con papi. Tenemos a los dos ángeles más protectores y hermosos de Universo. Te amo siempre para siempre mamita linda”, dijo Catarina.
Dante, su hijo mayor, también la despidió públicamente por la misma red social. “Y te nos fuiste, Mami rodeada por nosotros tus hijos, hasta el ultimo respiro la luchaste como la guerrera que siempre serás”, dijo el integrante de Illya Kuryaki & The Valderramas. “Siempre admire tu fortaleza, tu entrega de amor incondicional, te voy a extrañar demasiado… tus llamadas a cualquier hora, tu risa y tu sabiduría. Te agradezco la vida y siempre vas a estar en cada paso que de… mi amor siempre tendrá tu color… Te Amo Mami ❤️ se que están con Papa riéndose y haciendo estallar estrellas por el cosmos… Te amo”, cerró el cantante y guitarrista.
Patricia cursaba el colegio secundario cuando conoció a Luis en un show de Pescado Rabioso en la Sociedad Italiana de Vicente López. Era 1973. Poco tiempo después comenzaron una convivencia que se convertiría en matrimonio el 16 de septiembre de 1976 cuando se casaron por civil. “La boda fue una forma de asegurar la procedencia… o no sé qué. Son rituales frente a la ley. Digamos que fue una estandarización para hacernos compatibles con las normas de la ciudad”, le contó Spinetta a Eduardo Berti, su biógrafo, para el libro Spinetta: crónica e iluminaciones.
En diciembre, dos meses después del casamiento, llegó Dante, el primero de sus cuatro hijos. “Tenía 19 y venía de una familia sin mucho cariño. Por eso su llegada fue tan importante. Cuando Dante nació, mi vida se iluminó por completo y me fanaticé. Luis me pedía: ‘Patri, por favor, prestale el bebé a mi mamá’. Y yo le decía que mejor más adelante. ¡Menos mal que poco después nació Catarina!”, contó Patricia sobre su maternidad en octubre de 2015 a la revista Rolling Stone. Después de Catarina, llegaron Valentino y Vera. Como pareja, se separaron a principios de los años 90.
“Mi vida con Betty fue una vida de encontrarla y perderla. Nosotros estuvimos mal muchas veces. Yo he venido a vivir muchas veces al estudio de grabación, hemos llegado a separarnos durante tres o cuatro meses. Y estas canciones son las que representan la vuelta, el regreso después de esos quilombos. ‘Hoy que enloquecido vuelvo buscando tu querer, no queda más que el viento’. Es una canción de amor para el ser que yo amaba en ese momento”, reveló Spinetta sobre los vaivenes de la pareja con Patricia y cómo fue que uno de ellos inspiró a la creación de unos de sus más grandes hits como solista, “Seguir viviendo sin tu amor”.
Pero además de ser musa, Patricia también fue parte activa de procesos creativos de Spinetta. Un ejemplo de ellos es “Por”, una de las canciones más singulares del glorioso álbum Artaud (1973). “‘Por’ nació en el invierno de 1973, en un momento muy especial para nosotros dos, a meses de enamorarnos. En un cuarto donde se estaban cocinando los temas para el disco solista Artaud y donde la lectura surrealista impregnaba el espacio”, escribió Patricia en un texto que prologa el libro Por: lecturas y reescrituras de una canción de Luis Alberto Spinetta, de Eduardo Berti.
“Una noche, Luis con su guitarra y yo con un cuaderno y lapicera en mano, comenzamos a darle forma a este tema, con una sucesión de palabras que de alguna manera nos representaban. Las escribimos aleatoriamente, en un momento de comunión”, siguió en su descripción. “Fuimos escribiendo en orden, buscando que encajasen con la métrica y la melodía. No puedo recordar quién dijo qué, todo lo que puedo decir es que fue una forma de conocernos más profundamente. No hubo intención de un juego intelectual ni nada prefijado. Fue un acto espontáneo”, cerró Zalazar en un texto fechado en agosto de 2018, tres años antes de fallecer.

Comentarios Facebook