Natalie Weber explicó por qué no podrá volver a ser madre: «Me parece que fue una decisión sana»

Hace tres años la vida la puso a prueba cuando se enteró que padecía cáncer de mama. Sin embargo, Natalie Weber le hizo frente a la enfermedad y logró vencerla y dejarla atrás para siempre.
El costo para ella fue que ya no podrá seguir agrandando la familia que construyó junto a su marido, Mauro Zárate, con quien tuvo a sus hijos Mía y Rocco.
La propia modelo lo explicó en diálogo con Moria Casán en Incorrectas, el ciclo que La One conduce a través de la pantalla de América y del que ella forma parte.
«Obviamente estás en la tapa de la revista Paparazzi diciendo que no podés tener más hijos. Yo quiero que cuentes el relato de por qué no podrías tener más hijos y si tenés ese anhelo», introdujo el tema Moria.
«No, bueno, en realidad es algo que lo vengo como pensando hace tiempo. Mi cuerpo no sería bueno como que tenga hormonas extras, entonces bueno, nada, lo vengo pensando hace un montón, lo hablé con mi médico, lo hablé con Mauro también, y bueno, nada, me hice una ligadura de trompa», explicó.
«Te quedas tranquila en ese aspecto», le dijo la conductora.
«Me quedo tranquila», asintió ella.
«¿Y cuál era tu anhelo, volver a tener una nena, adoptar, les gustaría un vientre subrogado?», le preguntó entonces Moria.
«En realidad, cuando a mí me agarró la enfermedad, es como que cuando estás cerca de la muerte anhelas dar vida, entonces en ese momento a mí me había agarrado como una obsesión de volver a ser mamá. En ese momento mi médico me dijo, dado el tratamiento de rayos que hice no iba a poder por dos o tres años, entonces suspendí», comentó.
«Pero sí, tenía ganas de tener una nena más, además mi hija me lo pide todos los días, que quiere una nena, quiere una nena. Pero hoy ya está, no está más esa posibilidad. Me parece que fue una decisión sana, porque lo que más quiero yo es vivir y ver crecer a mis hijos, así que me parece que nada, ya tengo mi familia formada, tengo mis dos hijos, tengo un nene y una nena, y el día de mañana no descarto la posibilidad de alquilar un vientre», agregó al respecto.
«Y si no fuera alquilar un vientre, ¿tal vez adoptar no?», indagó Moria.
«La verdad que no lo charlamos, pero sí, yo no estoy en contra de la adopción. Pero me parece que si no iba a poder tener hijos estar todos los meses con el riesgo de poder quedar embarazada», respondió ella.
«Aparte con la incertidumbre de te lo dan, no te lo dan. Bueno, mi amor, te agradecemos muchísimo, te felicitamos por tu valentía. Me pareces una mujer, una vayaina, una gladiadora, que supera enfermedades que otra gente no puede porque no lo decreta. Ella tiene ganas de vivir y dar vida. Bien Weber, te banco», la halagó la conductora.
Vale recordar que todo surgió a partir de la nota que Natalie le concedió a la revista Paparazzi, en la que otras cosas contó que «cuando terminé con todo mi tratamiento de la enfermedad, los rayos no me permitían ser mamá por dos años».
«La radiación en el cuerpo sigue estando, y en ese momento mi médico optó por ponerme un DIU. No el que contiene hormonas porque es algo que no puedo recibir en el cuerpo, sino el clásico, de cobre», agregó Natalie, quien se vio obligada a reemplazar ese método anticonceptivo debido a las infecciones que le generó.
«Me dijo que no podía usar pastillas anticonceptivas, que el DIU que tiene hormonas tampoco, y lo único que quedaba era la ligadura de trompas, pero que era, obvio, algo irreversible», explicó.
«Dos años atrás, el médico me había dicho que podía volver a ser mamá. No me quisieron caer con el peso encima de toda la información junta. No iba a ser justo. Además, lo mío era un cáncer reiterativo, porque me volvió. Y la recomendación del doctor fue lo de la ligadura, para no arriesgarme. No lo tuve que pensar mucho. Ante la duda de poder llegar a generar otro problema, decidí esto», profundizó en la entrevista.
«Si bien te sacan toda la glándula, células siempre quedan. Y un embarazo, donde las células y hormonas recorren el cuerpo constantemente, es peligroso. No está contraindicado, ojo. Pero en mi caso, teniendo dos hijos, una familia armada, no correría ningún riesgo», se explayó.
«A mí me quedó una espina de no poder tener otra nena y le dije a Mauro que, el día de mañana, nos podemos ir a otro país y hacerlo a través de un vientre subrogado», concluyó.

Comentarios Facebook