“Neme presentó un escrito jurídicamente tan endeble como sus convicciones políticas”, dijo Samaniego

El presidente del bloque de diputados provinciales del Partido Justicialista Agustín Samaniego consideró que la concejal capitalina Gabriela Neme busca protagonismo político y “empañar la estrategia sanitaria de su propia provincia” en la lucha contra el COVID 19, con denuncias en la justicia penal, contra el gobierno provincial.
Dijo que esta presentación se da justo cuando la sociedad formoseña lucha a brazo partido contra este mal, y está atravesando uno de los momentos más críticos.
“Con un escrito jurídicamente tan endeble como sus convicciones políticas, presenta denuncias sin sentido, y detrás de su supuesta defensa de los más vulnerables esconde un odio visceral hacia lo que hasta hace poco eran sus compañeros; una ambición sorprendentemente descomedida, ya que vence su mandato este año y se encuentra en proceso de cooptación del radicalismo que mira cómo los lleva de las narices a los principales dirigentes que cuál principiantes le brindan espacio político para su reelección; y un evidente sentimiento negativo siempre de querer dañar y obstruir”, expresó el legislador.
“En su frágil y floja presentación solicita la recusación de la fiscal federal actual. Esta conducta muestra de manera indudable y obvia lo que veníamos denunciando. Existió una connivencia non santa entre algunos dirigentes políticos opositores y el inefable y olvidable exjuez federal subrogante Carbajal para coordinar disposiciones y fallos. Esto sería más grave aún, dada las denuncias de varias personas, de que no eran para nada gratuitos los habeas corpus presentados para ingresar en la provincia hasta que llegó el fallo de la Corte. Político y fundamentalmente económico sería el motor de las acciones de la mediática, camaleónica y borocotizada legisladora comunal”, añadió.
Dijo Samaniego que párrafo aparte merece la “recurrente, perversa y reprobable comparación que hace de los Centros de Alojamiento y Centros Sanitarios, que buscan cuidar la vida y la salud, con los abominables centros clandestinos de detención, que sirvieron para torturar, matar y desaparecer bebes en la última dictadura militar” al añadir que se puede estar de acuerdo o no con la política sanitaria, pero “no podemos permitir, en memoria de los miles de muertos y desaparecidos, tratar con semejante liviandad y desparpajo una de las páginas más oscuras de nuestra historia. Esas apreciaciones solo pueden venir de una mente retorcida y de un corazón lleno de rencor y resentimiento”.

Comentarios Facebook