Polémica por un show cancelado de Jimena Barón en Villa La Angostura

La polémica por los carteles de Jimena Barón para promocionar su nuevo tema, “Puta”, continúa generando consecuencias. Debido a las críticas recibidas apenas comenzó la campaña, los médicos le recomendaron a la artista hacer reposo, por lo que tuvo que cancelar algunos shows. Entre ellos, el que debía hacer en Villa La Angostura en el marco de a Fiesta de los Jardines. Ahora, desde la Municipalidad reclaman el dinero que pagaron por adelantado por el espectáculo.
Pablo Requejo, auditor municipal, explicó que aún no recibieron ninguna transferencia a modo de devolución del dinero que desde La Angostura pagaron previo al día del suspendido show y explicó cómo fue el modo de contratación, que no se realizó directamente con Antelofobia, la productora con la que trabaja la actriz, sino a través de un tercero.
“Cuando el Ejecutivo la contrata, lo hacen a través de un representante, Eduardo Bonuccelli. Se contrata a Jimena y a Agapornis con un paquete cerrado, a través del cual él se encarga del caché y de los demás gastos (traslados aéreos, alojamiento, etc.)”, contó Requejo y explicó que al no asistir la artista, quien presentó un certificado médico, se le solicitó la devolución del reintegro de lo abonado por su performance.
Dicha devolución ya estaba contemplada en el punto número once del contrato firmado entre el municipio y el representante que establece que “la Municipalidad podrá suspender la actuación y fijar nueva fecha en caso únicamente de inundación, incendio o razones de fuerza mayor” y que “en caso de enfermedad de la artista el representante reintegrara el monto abonado”.
Esto significa que, como ella no se presentó “se le solicitó la devolución del reintegro de lo pagado”. Sin embargo, hasta el momento según explicó Requejo, “no hay información oficial sobre si el reintegro se pagó o no». Sí reconoció que Antelofobia (la productora de Jimena) “le habría reintegrado el dinero a Bonuccelli”: “Pero no me llegó comprante de transferencia al Municipio”.
“Ese es un contrato modelo, a partir de ahora vamos a hacerlos más específicos. Me gustaría como auditor que en futuros contratos se especifiquen los gastos, ya que este era un contrato cerrado en el que solo se aclaraba la cantidad de personas que viajaban (27). Si me hubieran dado participación hubiera pedido que rindieran cuentas para saber dónde va a estar, cómo va a ser, etc.”, agregó y dijo que si en los próximos días no hay reintegro, el tema pasaría al sector de legales y accionarían.
En este tipo de eventos, los municipios suelen trabajar con productoras que hacen las veces de intermediarios, como en este caso lo hicieron con Bonuccelli, ya que no trataron directamente con la gente de Barón.
Según Requejo, el contrato de Agapornis era por poco más de 900 mil pesos y el de Jimena por dos millones 200 mil y “los dos se transfirieron por completo”. Lucas Biren, de Antelofobia producciones y quien trabaja directamente con “la Cobra”, dijo: “El dinero fue devuelto y se actuó de manera perfecta siguiendo todo lo que dice el contrato”.
Además, compartió un comprobante de pago a Bonuccelli con fecha del once de febrero por la suma de poco más de un millón trescientos mil pesos (1.321.669,40). Sobre la diferencia entre dicha suma y la totalidad del contrato, explicó: “El valor que teníamos que devolver es ese. No puedo hablar sobre el arreglo de Eduardo con la Municipalidad porque no tengo conocimiento sobre lo que acordaron”.
La prensa intentó comunicarse con Bonucelli, pero desde Word Music BA, su productora, dijeron que no podía atender.

Comentarios Facebook