Remises

Me tocó subirme a un remis que evidentemente tenía el odómetro adulterado, porque de otra manera no se explica el hecho de que me haya cobrado casi el doble por un viaje que cuesta menos. A ver si los Inspectores de tránsito se ocupan de tomar cartas en el asunto, así evitan que algunos “vivos” sigan estafando a la gente.

Comentarios Facebook