Resumiendo la semana: «A prueba de toda paciencia»

Se nos fue la primera semana entera de noviembre marcada por las largas e interminables filas en la ciudad, la tragedia, la invasión sabalera y la edición mensual de los problemas de Crucero del Sur. Así sin darnos cuenta, ya estamos en el ante último mes de este 2019.


Aun restan varias semanas para la recta final del año, pero la paciencia parece que llegó a su fin. Al menos si hablamos de las madres judicializadas, que esta semana protagonizaron una de las filas más calientes de la ciudad y no estamos hablando justamente por el calor, si no por la espera para los tramites bancarios que detonó el mal humor de más de una, y a las que se sumaron las de cientos de formoseños mas, antes y después del feriado bancario con filas interminables ante problemas del sistema.


Los bancos no fueron los únicos lugares que albergaron a cientos de personas. Nuevamente el ministerio de Trabajo de la Nación se vio desbordado de formoseños que se acercaban a ver si figuraban en la planilla de los 5 mil pesos, un beneficio al que solo accedieron aquellos que trabajaron en la campaña política de este año, según el testimonio de quienes alegres veían sus nombres y ya rejaban a los bancos a cobrar.


Eso si llegaban a tiempo, porque como es habitual Crucero del Sur nuevamente tuvo problemas con el servicio. Que siempre llegan tarde, que Mercedes Benz le quería embargar colectivos, que no hay sistema en el banco para pagar sueldos, que la justicia le dio una mano, que ere erea; siempre castigando a los usuarios que ya hasta piden que regrese Ciudad de Formosa. Y es que ni aprovechando los aires del Black Friday de Chango Más, se podía zafar del verano anticipado de la ciudad.


Un verano que no llego solo sino con tormentas que causaron destrozos en el interior y en la capital, inundando varios barrios de la ciudad con apenas 29 milímetros de lluvia que afectó a vecinos y comerciantes. Menos mal que el “no se inunda más” solo aplica a Capital Federal, aunque resonó ayer sábado.


La inseguridad se cobró una vida en Ibarreta en pleno festejo por el Día del Empleado Municipal. Es algo que no para de crecer, si a nivel de violencia nos referimos, porque no hay que olvidar tan solo en la semana pasada un comerciante recibió varios disparos sobre la calle Pringles. No es lo grave, como tampoco lo es la denuncia, o las denuncias, de una mujer por violencia de género, que zafó de no morir luego de que su ex pareja la quisiera prender fuego delante de sus hijas en el Urbanización San Isidro.


La tragedia también dijo presente en esta semana que nos dejó, así como la justicia que buscaba la familia de Sabrina Benitez. Y es que 12 años de prisión para el delincuente que provocó su muerte llevó un alivio a sus allegados luego de tres años. Mismo alivio que seguramente sintieron los padres de las víctimas del pediatra pedófilo del Garraham que también fue condenado.


Pasaron muchas cosas más, pero no hay que extenderse mucho. Se derrumbó lo que no se tenía que derrumbar más, en teoría. Se secuestró cigarrillos, droga y más droga, ah y mercadería de contrabando. El gobernador le pegó un tirón de oreja a los pescadores de pecera llena. El Rio Paraguay sigue y sigue bajando. Miles de santafecinos pasaron y continúan pasando por Formosa y se anunció que la ultima cuota del bono no se paga el 17 sino el 15.


Las cosas pasan siempre y la noticia no para.
Disfrute de su familia y tenga un buen domingo.

Por Nathaniel Cáceres

Comentarios Facebook