Se agudiza crisis petrolera y temen el desplome de la inversión

La crisis desatada en Vaca Muerta por el salto del dólar y del riesgo país, así como por el congelamiento de los combustibles en agosto pasado, se profundizó en el arranque del año y amenaza con profundizarse por el desplome de la inversión.


El gobernador de Neuquén, Omar Gutiérrez, le planteó al ministro de Desarrollo Productivo de la Nación, Matías Kulfas, la dificil situación por la que atraviesa la industria petrolera en esa provincia, que tiene como epicentro al reservorio no convencional antes mencionado, uno de los mas importantes del mundo y que se espera que sea el motor del despegue económico argentino.

Gutiérrez también le llevó sus inquietudes al presidente de YPF, Guillermo Nielsen, ya que ascienden a 2000 los trabajadores despedidos o suspendidos por las empresas que ven con preocupación la falta de incentivos para la inversiones a partir del congelamiento de los combustibles determinado por el ex presidente Mauricio Macri.

También las pymes de capitales locales que prestan servicios a las grandes operadores se ven seriamente afectadas resintiendo fuertemente la economía regional.

Las inversiones en Vaca Muerta desde el gobierno de Cristina Kirchner hasta el momento ascienden a los u$s 27.000 millones -más de 5000 solo el año pasado- y es la base de la economía provincial al punto que todo gira en torno a la distribución de regalías provinciales, especialmente hacia los municipios y hacia el empleo indirecto por la prestación de servicios a monotributistas y microempresas que son proveedores del Estado provincial.

El reclamo del mandatario patagónico estuvo acompañado por la amenaza del gremio petrolero de llegar a un paro total de actividades aunque su secretario general, el ex senador Guillermo Pereyra condicionó la medida a los avances en las negociaciones con el Gobierno nacional.

El gremialista anunció que este viernes 17 se reunirá en Buenos Aires con Kulfas y el ministro de Trabajo, Claudio Moroni. Ayer el sindicato inició asambleas en los distintos yacimientos que componen la denominada Cuenca Neuquina y anticipò una asamblea general de delegados para el pròximo 23 de enero.

También Gutierrez trató de calmar las aguas al sostener a un diario local que se encuentra en vigencia la conciliación obligatoria dispuesta por la cartera laboral nacional.

Las inversiones en Vaca Muerta desde el gobierno de Cristina Kirchner hasta el momento ascienden a los u$s 27.000 millones -más de 5000 solo el año pasado- y es la base de la economía provincial.

«Reitero la voluntad del gobierno (provincial) que es con la gente adentro. No puede haber lugar para un solo despido porque el Gobierno nacional ha pedido un tiempo, es un nuevo signo político que empieza a gobernar y ha ratificado con todas las letras la importancia de la articulación público privada para generar el desarrollo de las economías regionales», le dijo el mandatario al diario Río Negro.

En paralelo el mandatario patagónico relativizó las declaraciones de Alberto Fernández sobre el enamoramiento de la Argentina con Vaca Muerta, dejando de lado la exploraciòn de nuevos yacimientos convencionales cuyo costo de explotación es menor. «En el diálogo que yo he tenido con el Presidente ratificó la importancia estructural y estratégica que le asigna al desarrollo de Vaca Muerta», añadió.

Por su parte Pereyra, en un tono más belicoso, anticipó que «se parará toda la actividad en Vaca Muerta si hay despidos».

En la localidad rionegrina de Catriel y ante cientos de afiliados, advirtió que «no habrá paz social con los trabajadores en la calle» e instó a las empresas a tomar nota porque, a su criterio, «no mostraron voluntad de resolver el conflicto», relativizando responsabilidades del actual Gobierno nacional.

Comentarios Facebook