Se intensifican los controles en las fronteras internacionales de Chaco y Formosa

El Senasa, junto a otros organismos, verifica equipajes y vehículos y cargas comerciales para prevenir ingreso de productos de riesgo sanitario.
Con alrededor de 900 kilómetros de frontera compartidas entre la República del Paraguay y las provincias argentinas de Chaco y Formosa, el Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa) intensificó su presencia en la temporada vacacional en las zonas limítrofes a fin de proteger el patrimonio fitozoosanitario de nuestro país.
En esta época en la que aumenta el tránsito en los puestos de frontera, personal del Centro Regional Chaco-Formosa del Senasa, incrementó la verificación que realizan a los equipajes y vehículos de las personas que ingresan o regresan a Argentina por ellos.
El puente internacional San Ignacio de Loyola, ubicado sobre el río Pilcomayo y que une la ciudad formoseña de Clorinda con su par paraguaya, José Falcón, “tiene un tráfico promedio de cerca de 75 mil personas mensuales. Es la de mayor afluencia en esta región. En períodos como las fiestas o las vacaciones aumenta el flujo de tránsito”, explicó el director del Centro Regional Chaco Formosa del Senasa, Facundo Galvani.
En 2023, en los puestos de control del Senasa en las fronteras de Chaco y Formosa se controlaron “cerca de 350 mil vehículos particulares y el equipaje de más de 1.250.000 personas”, detalló el funcionario.
En cada puesto de frontera, el Senasa interactúa con otros organismos nacionales y provinciales. Al respecto, Galvani refirió: “Tenemos un fuerte lazo interinstitucional con la Dirección Nacional de Aduana, Prefectura Naval Argentina, Gendarmería Nacional, Migraciones y las direcciones respectivas en puertos con quienes integramos el Comité Permanente de Fronteras”.
Asimismo, desde el Senasa se brindaron capacitaciones al personal de las distintas fuerzas de seguridad, “con el objetivo de que aumente la sensibilidad en los controles y que se conozcan las normativas del Senasa para regular el ingreso de productos tanto de origen animal como vegetal”, completó el director regional.
Las tareas que llevan adelante los agentes del Senasa consisten en “el control de equipaje y de vehículos de los pasajeros provenientes del exterior, bajo el amparo de la Resolución 295/1999, donde se detallan las mercancías de origen animal y vegetal que se pueden introducir por los puntos de ingreso al país a través del tránsito de personas y/o equipajes acompañados”, explicó el supervisor de Fronteras del Senasa, Elio Freno.
Por su parte, el agente del Senasa, Carlos Dose, que trabaja en el Puerto Colonia Cano, Formosa, recomendó a quienes ingresen a Argentina “saber la responsabilidad que tiene que tener como viajero e informarse acerca del peligro sanitario que conlleva el traslado de mercaderías que no cumplen con los requisitos. En esta zona, los productos que más se decomisan son los autóctonos: en el caso de Paraguay traen mucho queso criollo, miel de abejas, de caña, entre otros”.
Para quienes deseen conocer más información acerca de los productos de ingreso prohibido sin autorización, pueden consultar el apartado “información para el viajero” en la página web del Senasa, comunicarse al correo electrónico responde@senasa.gob.ar o por Whatsapp al +541135859810.

Comentarios Facebook

Lo más leído