Se realizó en la UNaF una charla-debate para expresar la preocupación por la educación

Ayer por la tarde, en el Salón de Rectores de la UNaF se realizó una charla-debate que contó con la presencia de los diputados nacionales Mónica Frade y Maximiliano Ferraro, además de representantes de escuelas secundarias, la Magister Carolina Nogueira (Facultad de Humanidades) y el Secretario Académico Luis Fernando Villalba Cantero, docentes de la casa de altos estudios, la concejal Gabriela Neme, Adrián Bogado, Marcelo Ocampo, además de la asociación “Padres Unidos de Formosa” como también la directora del colegio La Ribera, Lilian Sbardella y la secretaria educativa Carmen Enriquez, donde el eje central fue la preocupación por la educación en Formosa, sobre todo en el contexto de pandemia.
En el diálogo con los actores involucrados en materia educativa, se mostró una preocupación generalizada acerca de la educación en la provincia, agravada en el contexto de pandemia, que “aumentó aún más la brecha de la desigualdad”.
Desde el sector de “Padres Organizados de Formosa” se alertó sobre las graves consecuencias educativas que quedaron tras el cierre total por la pandemia, debido a que muchos niños, niñas y adolescentes no han podido cumplir con las llamadas clases virtuales y han perdido tiempo de estudio, con lo que ello significa en la formación educativa.
Resaltaron la importancia de rescatar la formación docente, teniendo en cuenta que son “pilares” de la educación, pero que en muchos casos no tienen la libertad de decidir.
Pidieron a los diputados presentes, que oyeron atentamente cada planteamiento, que a la provincia llegue capacitación en todos los ámbitos, sobre todo en el universitario para que los egresados puedan continuar profesionalizandose en el ámbito elegido. Además solicitaron que exista una estructura que permita sostener los proyectos, teniendo en cuenta que es “muy difícil” formar mesas de trabajo que se sostengan en el tiempo debido a la falta de recursos y de acceso a los datos.
“La situación de pandemia nos marcó a todos y no vamos a recuperar lo que hemos perdido, hace dos meses regresamos a la presencialidad y hace poco a la presencialidad plena. Nos preocupa mucho lo que ocurre, hoy en día después de la pandemia detectamos problemas de lenguaje en nuestros niños, de socialización, de la puesta en marcha de regresar al estudio de nuestros adolescentes, les cuesta muchísimo agarrar el ritmo, estaban acostumbrados a estar en la casa, en otra situación de aprendizaje donde estaba nada más que la cámara, cómo hacemos para recuperar esto, estamos ocupándonos muchísimo de recuperar, nos cuesta mucho, nuestros docentes están muy preocupados porque no saben cómo poder llegar a cubrir los contenidos prioritarios que le pedimos que desarrollen. Un niño de primer grado no está alfabetizado, no puede leer, hacer sus producciones escritas y esa es la base que llevará al nivel secundario para la interpretación de textos”, expresó preocupada Maria Silva, integrante de la asociación.
“Formosa fue una de las provincias que tuvo la mala suerte de ser la primera en cerrar y la última en abrir. Recién el 1 de octubre se implementó la presencialidad plena, no sabemos cuántos niños, niñas o adolescentes se han desvinculado de las aulas, no tenemos datos sobre esto, la virtualidad que nunca existió, en realidad eso era educación a distancia, hubo niños que nunca estuvieron en una clase virtual, que no conocieron a su maestra”,lamentó.
“Con esto solo agrandaron la brecha de la desigualdad, no es lo mismo un niño que haya tenido clases por zoom a una madre con tres hijos con un solo celular que recibía tarea por whatsapp, madres que no podían enseñar porque no saben, hay niños que no están alfabetizados, no aprendieron, que es la base, las consecuencias ya la estamos viendo, pero recién dentro de unos 10 años se verá más. Nosotros estamos observando una tragedia educativa y necesitamos saber cuál es el plan de recuperación de los contenidos perdidos en dos años”, pidió a los funcionarios nacionales.
En ese sentido Ferraro señaló que “tenemos que poder evaluar de otra manera la formación, eso no puede estar a merced del capricho de un funcionario de turno, tenemos que tener una ley de evaluación de sistema integral que no solo sea ahora como retomamos los aprenderes en noviembre o diciembre sino que poder meternos en el sistema evaluador, en todo el sistema para saber dónde estamos parados pero también para saber a dónde queremos ir. Ahí entra la cuestión de poner en discusión la educación”.
“También debemos ver de qué manera incorporamos las prácticas formativas en el último año y que sean obligatorias para ver de qué manera los vamos preparando para algún trabajo, vincularlos con el mundo del trabajo. Después está otra cuestión que estuvo ausente durante mucho tiempo pero que la pandemia visibilizó que es la de los padres y madres organizadas y de qué manera les damos a las familias un lugar central en la toma de decisión en las cuestiones que hacen a la educación”, dijo.
“Las escuelas no deben convertirse en lugares de adoctrinamiento, debemos poder ir viendo distintos objetivos para cumplir. Creo que recién ahora, producto de esta catástrofe estamos empezando a debatir lo que es la formación docente, el nivel inicial, el nivel primario, y estamos empezando a discutir lo que pasa en las universidades, que tiene que ver en que nos planteemos cada uno de nosotros qué tipo de instituciones queremos porque al definir las instituciones que queremos vamos a estar definiendo qué tipo de formación vamos a dar”, expresó el diputado.
“Tanto Formosa como gran parte de la Argentina tienen esta oportunidad de poder repensar la educación, de qué manera generamos una revuelta desde el punto de vista pedagógico, porque es la formación, la evaluación, la vinculación con el mundo del trabajo, la práctica formativa, de qué manera repensar la universidad no solo para las carreras de grado sino que para las extensiones en la investigación”, subrayó. “Poder pensar en ocupaciones vinculadas a qué tipo de educación que tiene que ver con nuestro país pero también con la complejidad que atraviesa el mundo, donde la información fluye cada vez más y cada vez más rápido de lo que puede suceder en un aula”, acotó.
La charla se extendió a lo largo de horas donde cada sector expuso su preocupación por la cuestión educativa en la provincia y los funcionarios nacionales prometieron buscar los canales con el fin de que exista una solución que lleve alivio a los padres, docentes, alumnos en todos los niveles y demás involucrados en la materia.

Comentarios Facebook