UAR presentó protocolo para el regreso de la ovalada

La Unión Argentina de Rugby presentó un protocolo de seguridad que contiene una serie de guías para llevar a cabo una planificación de regreso ordenado en las diferentes uniones provinciales y clubes de todo el país.
Estas medidas deberán ser adaptadas por los clubes, a través de la unión provincial correspondiente, que solicitará la autorización final pertinente a la UAR. Deberán notificar y asegurar por escrito el cumplimiento de los requisitos obligatorios y que las normativas legales locales, permitan el reinicio de la actividad de forma progresiva.
Cabe destacar que la situación imperante en cada jurisdicción es muy diferente una de otra y es absolutamente dinámica haciendo que lo que las guías definen o establecen puedan ser objeto de sucesivos cambios para adaptarlo a circunstancias nuevas.
De esta manera, las uniones provinciales son responsables del cumplimiento de las medidas de su gobierno local y de este protocolo de la Unión Argentina de Rugby.
Marcelo Saco, Director Nacional Médico de la UAR: “Este protocolo está basado en los documentos distribuidos por World Rugby sobre el regreso al juego en este contexto de COVID 19 y las recomendaciones brindadas por el Ministerio de Salud de la Nación”.

Recomendaciones
para las instalaciones

-Señalizar e informar claramente que instalaciones están habilitadas para uso y cuáles no.
-De ser necesario, establecer “rutas” o “trayectos” señalizados para moverse dentro del club, para evitar congestiones de personas circulantes.
-Señalizar e informar el aforo para cada instalación.
-Las instalaciones deben ser ‘limpiadas a fondo’ de acuerdo con los últimos lineamientos de la OMS o las autoridades sanitarias pertinentes.
-Los lineamientos de la OMS que recomiendan que las instalaciones se limpien todos los días después de su uso.
-Delimitar zonas de entrada y salida para garantizar un tránsito de personas fluido y poder así mantener el distanciamiento mínimo sugerido.
-Zonas de higiene de manos estratégicamente ubicadas y señalizadas en el ingreso y egreso de cada instalación.
-Obligatoriamente, luego de su utilización el equipamiento utilizado debe ser aseado correctamente para garantizar nuevamente su utilización en las condiciones sanitarias que se requieren. Cuando sea posible el equipamiento muy usado y las superficies de alto contacto deben ser limpiados con mayor frecuencia.
-Suspender el uso de vestuarios y duchas hasta nuevo aviso del Club. La atenuación de estas restricciones será determinada por la política de medidas de distanciamiento de las autoridades sanitarias locales.
-Las puertas deben estar abiertas y trabadas para que no sea necesario usar las manijas (es otra forma de delimitar espacios y evitar que se toquen picaportes (PUERTA CERRADA = ESPACIO VEDADO), asegurando la correcta ventilación de los ambientes.
-En los espacios a utilizar, delimitar claramente andariveles y sectores para que se desplace una persona minimizando el riesgo de contactos accidentales con otras permitiendo mantener el distanciamiento entre ellas.
-Planillas de control de personas en el ingreso a los Clubes que permitan controlar personas y horarios habilitadas a permanecer dentro de las instalaciones y supervisar que tales horarios se cumplen
-Implementar un sistema adecuado para que los asistentes (incluidos los jugadores) que posteriormente presenten síntomas de COVID-19 notifiquen al Gerente COVID-19 del Club local y/o a los Jefes Operativos COVID-19 pertinentes y luego se tomen las medidas apropiadas con respecto al contacto seguimiento y test COVID-19 cuando estén disponibles tratando de identificar a las personas que tuvieron contacto directo con ellas para proceder de acuerdo con los protocolos vigentes.

Comentarios Facebook