“Un periodismo que acompaña”

La humanidad logró en un corto tiempo descubrir cual era la enfermedad que estaba produciendo estragos en un país asiático inicialmente, que luego se expandió en todo el mundo en pocos meses “el Covid-19″, que nos tiene viviendo aislados, esquivando la posibilidad de contagiarnos desde hace ya casi un año. 

Esta enfermedad ataca principalmente a los adultos mayores y también a más jóvenes porque vulnera el sistema respiratorio, llevando en algunos casos inexorablemente a la muerte. 

Una pandemia (del griego, pan, “todo”, y demos, ‘pueblo’) es un momento donde una enfermedad infecciosa afecta a la población humana de la mayor parte del mundo.  

Los gobiernos de los países afectados y por afectar, realizaron fuertes inversiones en todo lo referido a publicidad, propaganda relacionada a los mecanismos de prevención, producción de productos de higiene, atuendos de protección, capacitación del personal de seguridad, del sector del sistema de salud y muchos otros más.  

Los países más poderosos del mundo tomaron medidas de freno absoluto respecto al movimiento de grandes cantidades de personas en sus ciudades y para ello acudieron al antiquísimo método de protección “el aislamiento social obligatorio”; medida que produjo pérdidas millonarias en sus economías, generando también millones de desempleadas y desempleados.  

Cabe resaltar que, desde el periodismo hegemónico antipopular que siempre responde a las exigencias comunicacionales de las corporaciones económicas, instalaron el falso dilema: “la vida o la economía”. Operan día y noche desde sus micrófonos, pantallas de TV y redes sociales incitando a la población a salir de sus hogares, a oponerse a las medidas sanitarias e incluso a las vacunas, multiplicando de esta forma el número de contagios y de pérdidas de vidas. 

Lo monopólico, en este caso el de la comunicación, se ha transformado en un peligro para la sociedad, ya que pone en riesgo la salud, la vida de las personas, la democracia (Magnetto a Raúl Alfonsín: “Usted ya es un estorbo”) y también las economías de los países (cotización del dólar-defensa irracional a empresas y personajes vinculados a la estafa nacional-fuga de divisas-contrabando de producción de granos vía Paraguay, Uruguay y Brasil-Otros). En todo momento desde los programas de radio y TV de mayor audiencia, afirman mentiras que, obviamente conviene a los intereses de los poderes económicos, jamás al pueblo.  

Formosa tiene un gobierno que hace años viene siendo atacado por aquellos poderes, principalmente en los años electorales, porque no soportan el éxito en sus políticas direccionadas a lograr la justicia social, defensa de sus recursos humanos, materiales y naturales de las pretensiones de empresas, empresarios off short, extractivistas y en este momento puntual, las sanitarias llevadas a cabo para enfrentar al Covid-19, la que viene mostrando los mejores resultados de todo el país.  

Frente a ello, entonces salen a manipular a su audiencia que aún creen en éstos, acompañando siempre a las y los referentes políticos de la oposición al gobierno nacional y popular. Simple, un adherente realiza un escándalo que produce atención en la audiencia (Ver operación de varados, una mujer en la entrada de la localidad de el Colorado, era la representación simbólica de miles y miles de varados que jamás existieron) y así, el político opositor futuro candidato/a se muestra en la escena mediática, desde de ahí en más pasea de programa en programa para fortalecer el conocimiento social del futuro candidato/a, esto puede durar en la agenda mediática por semanas e incluso meses.   

Políticos, periodistas y medios de comunicación que hace tiempo demostraron al pueblo que sus acciones obedecen a las exigencias de los intereses del poder real, dejando al descubierto así su desprecio hacia nuestro pueblo, con sus denuncias falsas que repiten día y noche en sus medios monopólicos, los que tienen el único fin de destruir la imagen de líderes y lideresas de opción por el pueblo, siempre han usado este método traicionero para llegar a los lugares de toma de decisión e incluso gobernar el país.  

El problema de fondo en estas falsas denuncias, es Gildo y todo lo que Gildo no entrega a aquellos poderes, recordar por ejemplo que el agua dulce ya cotiza en la bolsa de Nueva York, el pueblo formoseño se asienta sobre una de las reservas de agua dulce más grande de mundo, el acuífero guaraní.    Fuente: France 24. Economía “El agua ahora se transa en la Bolsa de Nueva York, anticipando problemas de escasez” 

                                                                                                        Juan Ramón Lezcano                          

                                                                                                      Nuevo Encuentro Formosa 

Comentarios Facebook