Una justicia blanda

Los malvivientes ya no tienen temor a nada y no se cansan de entrar a robar a las casas, también se llevan mascotas y hasta plantas. Es lamentable que muchas veces queden libres a las horas por decisión de la justicia. Si tan solo fueran más mano dura, bajaría la delincuencia.

Comentarios Facebook