Yanina Latorre y su separación de Diego: «Tapé lo que pasó hace dos años»

“Te pregunté la semana pasada…”, casi que le reprochó al aire su amiga Amalia Granata. “Y te dije que no”, se anticipó Yanina Latorre, admitiendo que le había ocultado lo que solo sabía su otro gran amigo, Ángel de Brito: no le contó que estaba separada de Diego Latorre, aun cuando la situación “viene de unos meses largos”. Así fue como en Polino Auténtico, por Radio Mitre, las dos dieron lugar a una conversación donde Yanina terminó profundizando los motivos de una ruptura que recién anunció públicamente ayer.
La panelista de Los ángeles de la mañana explicó que “a principios de año” empezó a evaluar la posibilidad de concluir una relación de 25 años. Si bien en los medios -así como hizo con Amalia- optó por la cautela, escondiendo cualquier indicio sobre su crisis matrimonial, lo dejaba trascender, quizás a su pesar: «Un poco se me notaba, por los chistes”. Uno puntual que había hecho en LAM, en el que se preguntaba si el año que viene seguiría estando con Latorre, echó a rodar el primer rumor.
Yanina se sinceró al dar las razones que la llevaron a comprender que no debía seguir adelante con el comentarista deportivo. “En principio, la decisión (de la separación) fue mía, más que nada por un tiempo, porque con todo lo que me pasó hace dos años yo necesitaba… Viste que uno tapa, tapa, tapa, tapa, y un día me relajé, ya estaba todo tranquilo, y dije: ‘Ahora quiero pensar por qué perdoné, si por amor, si por cariño, si por rutina’. Lo estuve pensando todo el año. Y sentí, sola, que yo me empecé a alejar. Acá no hubo una pelea, no hay un grito, no hay un portazo. Yo empecé a sentir que estábamos juntos pero que yo estaba alejada, en la misma casa. Él me reprochaba mucho ese alejamiento, y yo le decía que no lo entendía. Si yo estaba en casa… Un día me di cuenta que él tenía razón”.
Fue entonces cuando Yanina y Diego arribaron a una conclusión: “Generalmente una separación viene después de un tercero en discordia, un maltrato. No había todo eso. Cuando lo empecé a plantear él se empezó a enojar, y no lo entendía. Hasta que lo entendió. Y decidimos que separarnos era lo mejor”.
Según su relato, esto sucedió en agosto. Pero continuar mostrándose juntos, como si nada mala hubiera pasado, por dos razones: para no afectar la participación en el Bailando de su hija Lola Latorre, y para que Yanina no sufriera el ruido mediático que generaría la separación (que en efecto, lo ha generado). “Sé que en Punta del Este me van a perseguir”, lamentó sobre las vacaciones que tomarán en familia, pese a la ruptura, y que continuarán en París y Londres. Eso sí, la panelista puso una condición: “Todo está supeditado a que yo esté cómoda». Si eso no sucede, Diego abandonará el descanso, ya sea estando en Uruguay como en Francia o Inglaterra.
Amalia, secundada por el notero Pampito, quien este mediodía estuvo como invitado al ciclo (Marcelo Polino se encuentra de viaje), buscó ahondar sobre esta nueva dinámica: cómo es estar separados pero viajar juntos, y compartir el mismo techo. “Anoche dormimos en la misma cama (después de mucho tiempo)”, sorprendió Yanina, pero aclarando que sucedió porque este fin de semana se hospedan en un hotel, a la espera del casamiento de una amiga suya. Los fines de semana también los pasan en su casa de Pilar, mientras que de lunes a viernes la panelista se queda en el departamento que tienen en Belgrano. “Cada familia se separa cuándo puede y cómo puede”, sostuvo, si bien destacó que en este caso “todo es armónico”, al menos “hasta hoy”.
Para Yanina, la separación “es definitiva”. ¿Y para Diego? “No”. En febrero, el ex futbolista se mudará solo, y esa será la gran prueba. “Ahora me hago la canchera (en cómo vive esta estapa), pero pienso: ‘Cuando no lo vea mas, ¿qué va a pasar?’”. Y agregó: “Hasta ahora no hablamos de divorcio. No es lo que me preocupa ahora: me preocupan más los chicos, y el día a día”.
También habló sobre la polémica en torno a Julieta Biesa. “Es un delirio, absolutamente mentira, rarísimo, insostenible e incomprobable”, dijo, resaltando que la vedette “lo inventó todo”, ya que terminó asumiendo que el escándalo le sirve para promocionar una obra. No obstante, Yanina lamentó: “Es todo contra mí, es para cagarme a mí. A Diego no lo putea nadie (en las redes), mientras que a mí me está puteando todo el país, y ponele que, de última, yo sería la víctima”. Y casi a modo de cierre, se permitió una humorada: “Si quiere invitara a 40 al telo, que las invite”, bromeó, entre risas.

Comentarios Facebook