“Algunas de las personas que están siendo diagnosticadas hoy, pueden fallecer dentro de 15 o 20 días”

El médico Mario Romero Bruno, epidemiólogo del Consejo de Atención Integral de la Emergencia COVID-19 “Dr. Enrique Servían”, se refirió al incremento de fallecimientos en la provincia a causa del coronavirus e instó a la comunidad a mantener distancia social, utilizar correctamente el barbijo, lavarse constantemente las manos, y evitar las aglomeraciones en espacios cerrados.
En este contexto, explicó la situación epidemiológica de Formosa y sostuvo que la consecuencia directa de los aumentos de casos positivos es el incremento de muertes: “Al evolucionar rápidamente el virus en nuestra comunidad crece el número de fallecimientos de formoseños, eso lo vimos durante este último mes”; y añadió que “tener que hablarlo, duele, porque son comprovincianos y muertes evitables”.
A través de un gráfico, Romero Bruno se enfocó en los porcentajes de las ciudades de Clorinda y Formosa, ambas con circulación viral de coronavirus.
“Semana a semana, día a día, los casos aumentan. Estamos contando muertes en números, pero son números fríos que no reflejan el dolor de las familias, muertes que son evitables y que de aquí en más podemos evitar si nos comportamos correctamente”, exhortó.
Asimismo, el profesional marcó que “al 2 de marzo teníamos 18 fallecidos en la provincia, a la semana siguiente, 20; al 23 de marzo ya fueron 28; al 30 de marzo 40 y hasta este 6 de abril, 59 personas fallecidas”.
De los casos mencionados, Clorinda inició marzo acumulando 13 fallecimientos y se incrementó a 38, “en un mes pasó de 13 muertes a 38”, resaltó.
En cuanto a la ciudad de Formosa, “fue todo más rápido, teníamos un fallecimiento al 2 de marzo, pero al 30 de marzo tuvimos seis y se duplicó en una semana a 12”.
Por otra parte, el especialista puso en relieve que los 128 casos positivos de COVID informados este miércoles, tendrán dolorosas consecuencias: “Las consecuencias de esta cantidad de casos de hoy, las vamos a ver en 15 o 20 días y lamentamos decirlo, algunas de las personas que están siendo diagnosticadas van a fallecer dentro de 15 o 20 días, porque así se comporta el virus”.
En este sentido, recordó que los jóvenes “llevan el virus a la casa de sus adultos mayores, sus padres, abuelos” y reiteró que, si bien el virus “afecta más a las personas mayores, a quienes tienen comorbilidades”, no impide que jóvenes pierdan la vida, “también vemos personas jóvenes que mueren por esta enfermedad”.
Señaló además que “esto avanza y no hay perspectiva de que vaya a disminuir si no hacemos algo a nivel individual y comunitario. Debemos establecer que el principal objetivo es defender la vida, nuestras vidas y la de nuestros seres queridos. Pensemos que las consecuencias la pagan nuestros padres, abuelos que no son los que salen por las calles, sino que le llevan la enfermedad a sus domicilios”.
Por último, Romero Bruno valoró que “siempre, el centro de las acciones de este Consejo, con la presencia del Gobernador (Gildo Insfrán) y todos los ministros, fue defender la vida de cada formoseño y formoseña, la salud de cada habitante”.
“Lo único que no vuelve hacia atrás es la vida. Lo económico, los malestares, todo va a pasar, pero la vida de quien murió por coronavirus no va a regresar”, finalizó.

Comentarios Facebook