El FMI se mostró optimista sobre un posible acuerdo del país con acreedores

El Fondo Monetario Internacional manifestó su optimismo en que el país pueda alcanzar un acuerdo con los acreedores privados “para establecer un camino sostenible en el futuro”, en momentos en que el Gobierno evalúa extender formalmente el plazo, que vence mañana, para ingresar a la operación de deuda bajo legislación extranjera por US$ 67.000 millones.
Los bonistas de deuda argentina tienen inicialmente plazo hasta mañana para ingresar a la reestructuración de la deuda, pero el acercamiento de los últimos días de algunos grupos de acreedores, entre ellos Blackrock, que es uno de los más grandes tenedores, hace pensar que hay margen para extender el plazo y continuar con las negociaciones.
Es un escenario que el mismo ministro de Economía, Martín Guzmán, admitió que podría ocurrir, durante una videoconferencia organizada ayer por la Cámara de Comercio de los Estados Unidos – Amcham.
“En las negociaciones bilaterales de Argentina con acreedores privados, nos alienta la disposición de ambas partes a continuar las conversaciones para llegar a un acuerdo” dijo el vocero del Fondo, Gerry Rice, durante una conferencia de prensa virtual.
Rice, expresó que la entidad no quiere “especular con el resultado de las negociaciones entre el país y los acreedores”.
“Sin embargo -continuó-, estamos animados por la voluntad de ambos lados de continuar con alcanzar un acuerdo”,
El vocero del organismo multilateral planteó que la entidad cree que “un acuerdo puede ser alcanzado” y que el mismo “lleve al país a un sendero de crecimiento sustentable”.
En ese sentido, el representante del Fondo volvió a aclarar que la entidad no interfiere en las negociaciones del acuerdo, sino que enfatizó que “las negociaciones son un tema bilateral”. Asimismo, mañana vence el período de gracia para pagar unos 503 millones de dólares -de un vencimiento del 22 de abril último-, que el Gobierno utilizó para avanzar en la negociación de toda la deuda con los acreedores con títulos bajo ley extranjera.
“El 22 es anecdótico. Estamos en medio de una negociación”, había dicho Guzmán hace dos días ante empresas de Estados Unidos con intereses en el país, dando a entender que la negociación con los acreedores debe privilegiar la sustentabilidad de la deuda.
El ministro reiteró que están “comprometidos con una solución ordenada y que seguirá la negociación…lo antes que se pueda resolverlo, mejor. Necesitamos un acuerdo sostenible; tiene que ser exitoso en darle a Argentina las condiciones para volver a ponerse de pie”, dijo.
Más allá de que se concrete el pago o no, el mercado espera que al menos ocurra un default técnico, como explicaron fuentes oficiales, porque si aún se alcanzara un acuerdo mañana no habría posibilidad fáctica de concretar el proceso de la reestructuración de la deuda en el cortísimo plazo.
Consultados al respecto hoy uno de los referentes de los tres grandes grupos de acreedores denominado Argentine Creditor Committee, Hans Humes, consideró que “es muy difícil que Argentina puede evitar el default, pero no creo que mañana haya un hard default (incumplimiento duro)”, por parte del gobierno argentino.
“Si, habría alguna suerte de default corto”, continuó, pero remarcó que hay voluntad de las partes para alcanzar un acuerdo y que el Fondo Monetario está comprometido en esto, según remarcó en una conferencias organizada por uno e los “think tank” de Washington Wilson Center.

Comentarios Facebook