El hombre asesinado a tiros en Fuerte Apache era hijo de uno de los Doce Apóstoles

Un hijo de Marcelo Brandan Juárez, uno de los «Doce Apóstoles» que lideró el motín de Sierra Chica, el más sangriento de la historia carcelaria argentina ocurrido en la Semana Santa de 1996, fue asesinado de dos balazos en el barrio conocido popularmente como Fuerte Apache, en la localidad bonaerense de Ciudadela.

El hecho ocurrió en una plaza ubicada frente al nudo 6 y 7, a pocos metros de una escuela y de la comisaría que está dentro del barrio Ejército de Los Andes, en dicha localidad del oeste del conurbano, donde las cuatro víctimas se encontraban reunidas.

En circunstancias que aún se intentan determinar, por el lugar pasaron dos hombres a bordo de una moto y comenzaron a dispararles a quemarropa y, luego, se dieron a la fuga. Según informaron voceros policiales, horas más tardes, lograron aprehender a un sospechoso del crimen.

En tanto, las cuatro víctimas fueron asistidas y trasladadas al Hospital Carrillo por vecinos y familiares.

El hijo de Brandan Juárez, uno de los Doce Apóstoles
Como consecuencia del ataque, un hombre identificado por la Policía como Jonathan Ezequiel Brandan, ‘Pata Larga’ de 38 años, sufrió dos impactos de bala en el tórax y abdomen, por lo que fue trasladado de urgencia al hospital Carrillo de Ciudadela, pero falleció mientras era operado.

De acuerdo a las fuentes, se trata del hijo de Brandan Juárez, alias «Popó», quien el 30 de marzo de 1996, junto a un grupo de presos bautizados «Los Doce Apóstoles de la Muerte», intentó fugarse del penal de Sierra Chica.

Al frustrarse el plan, se originó un motín que se extendió hasta el 7 de abril, durante el cual mataron a otros presos, jugaron al fútbol con la cabeza de uno de ellos, cocinaron restos humanos en la panadería de la prisión, y hasta tomaron de rehén a una jueza que se presentó para negociar la rendición.

Jonathan Ezequiel Brandan tenía una causa por lesiones del año 2007 y otras tres por infracción a la Ley 23.737 (de drogas).

La investigación
Según indicaron testigos del ataque, uno de los sospechosos había amenazado a una de las víctimas días atrás por problemas de dinero.

En ese marco, efectivos de la seccional, junto a detectives de la Delegación Departamental de Investigaciones (DDI) San Martín, aprehendieron a uno de los acusados, un joven de 28 años, al tiempo que continuaban abocados a la búsqueda del otro imputado.

A su vez, tres de las cuatro víctimas tenían antecedentes penales, añadieron las fuentes policiales a Télam.

En la causa interviene la fiscal Diana Mayko de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 7 del Departamento Judicial de San Martín, que dispuso las diligencias de rigor y que en las próximas horas indagará al sospechoso aprehendido.

Comentarios Facebook