Intendentes de cinco ciudades reclamaron subsidios al transporte y un trato igualitario con el AMBA

Los intendentes de las ciudades de Rosario, Santa Fe, Paraná, Córdoba y San Carlos de Bariloche elaboraron una nota dirigida a los legisladores nacionales de las cuatro provincias a las que pertenecen para que gestionen recursos nacionales para los sistemas de transporte locales, parados por una huelga sindical ante la falta de pago de salarios.
La carta, elaborada tras una videoconferencia entre los cinco intendentes, destaca las “asimetrías históricas” en materia de subsidios al transporte urbano de pasajeros entre los distritos del interior del país y “las jurisdicciones nacionales”.
La nota lleva las firmas de los intendentes Pablo Javkin (Rosario); Emilio Jatón (Santa Fe); Martín Llaryora (Córdoba); Adán Bahl (Paraná); y Gustavo Gennuso (Bariloche) y está dirigida a los legisladores de Santa Fe, Córdoba, Entre Ríos y Río Negro.
“Actualmente, las ciudades del interior con y sin (tarjeta) SUBE no cuentan con subsidios nacionales vigentes que permitan posibilitar la prestación de este servicio público, considerando también que la SUBE es un subsidio a la demanda pero que resulta ineficiente en esta situación particular que se requiere asistir a la oferta de prestación”, señala el texto difundido ayer.
Recuerda que la situación del “transporte del interior del país previo al aislamiento ya resultaba compleja debido al recorte de los subsidios nacionales del año 2019, las sucesivas devaluaciones e incrementos en los precios de los principales insumos”.
Los intendentes señalaron además que “esta situación impactó fuertemente en muchas de las ciudades del interior, que se encuentran hoy sin transporte, debido al incumplimiento de las obligaciones laborales, ocasionadas por la falta de recursos”.
Por esa situación, solicitaron “recursos extras” para paliar la crisis coyuntural y plantearon a futuro “una reestructuración integral del sistema para que sea sostenible a lo largo del tiempo”. Según la nota, desde la aplicación del aislamiento obligatorio por el coronavirus, las pérdidas de ingresos del sistema de transporte ascienden a 10 millones de pesos diarios en Rosario, “estimándose una baja en la recaudación de 680 millones de pesos en los primeros 65 días del aislamiento”. Por la caída de pasajeros, en la ciudad de Santa Fe las pérdidas son de 2,2 millones diarios y acumula un déficit de 120 millones, mientras que en Bariloche la aplicación de la cuarentena ocasionó pérdidas de 1,5 millón diario al transporte, que sufrió “una disminución del servicio del 70% ciento”, según la nota.
Por último, los intendentes les piden a los legisladores nacionales de cada provincia que gestionen ante Nación la ayuda financiera necesaria.
“Se solicita se trate de manera igualitaria como lo han sido con otras actividades, inyectando recursos que permitan poder volver a la actividad, como así también, se permita su continuidad en los meses subsiguientes”, señalaron.

Comentarios Facebook