Salta se prepara para elegir al sucesor de Juan Manuel Urtubey

En la previa de las últimas elecciones provinciales del año, Salta eludió las amenazas de lluvia que estaban pronosticadas para todo el fin de semana.

Pero la tregua climática no se aplicó a la tensión entre los frentes que competirán hoy por suceder a Juan Manuel Urtubey, reavivada con una nueva escalada judicial y más denuncias, que se suman a la batalla a tiros entre pegatineros que ocurrió en la capital salteña.


Gustavo Sáenz, intendente capitalino, es el favorito para repetir el triunfo de las PASO que consiguió hace un mes, cuando venció al Frente de Todos por casi 11 puntos. Este último espacio lleva como candidato a Sergio “Oso” Leavy, quien venció en las primarias a Miguel Isa, actual vice del gobernador Urtubey (se declaró prescindente de esta elección).

También aparece Alfredo Olmedo, aunque su tercer lugar en las PASO lo alejan de la pelea. De hecho, el diputado nacional de la campera amarilla tejió antes de las generales una sociedad con Sáenz para fortalecerse en algunas intendencias, a cambio de resignar votos propios en la categoría gobernador.


Sin embargo, luego de los cierres de campaña (el miércoles Sáenz en Rosario de la Frontera, el jueves Leavy en la capital) se reavivaron las denuncias, tras haberse encontrado máquinas de boleta electrónica y urnas en un domicilio particular en Metán. Desde el Frente de Todos y el Frente Grande (esta alianza lleva a Elia Fernández de candidata a gobernadora) pidieron a la Justicia precisiones luego de que el Tribunal Electoral informara que era un local alquilado por la empresa adjudicataria OCASA.


Antes, el uso de boleta única electrónica había sido cuestionado desde el peronismo, ya que indicaban que los errores de impresión de las máquinas beneficiaban siempre al intendente de la capital. Desde el Frente de Todos advierten que si bien Urtubey dio libertad de acción a sus dirigentes, en verdad hay más que guiños a Sáenz.


Desde el frente Sáenz Gobernador, un espacio transversal con dirigentes variopintos, donde confluyen sectores radicales, sellos locales, peronistas y renovadores, denunciaron a su vez una violación de la veda.

“Hay estrategia de deslegitimación del proceso electoral”, manifestaron desde ese espacio. Lo cierto es que el intendente es quien mayores posibilidades tiene de continuar al frente del Ejecutivo provincial, e incluso desde el PJ que apoya Leavy creen que la diferencia de 11 puntos podría estirarse.

Comentarios Facebook