Adiós a los títulos: Harry y Meghan Markle ya no serán duques ni recibirán fondos públicos

El príncipe Harry y su esposa, Meghan Markle, tienen un deseo: ser independientes, vivir una vida «normal», lejos del protocolo impuesto por la monarquía. Trabajar, criar a su hijo Archie en un entorno tranquilo, sin ser perseguidos por los flashes. Así lo anunciaron el 8 de enero, cuando sorprendieron al mundo con un posteo en su cuenta de Instagram.
Y si en un primer moment, este sueño de libertad del hijo de Lady Di y de la norteamericana cayó como una «bomba» en el Palacio de Buckingham, con los días, la reina Isabel II suavizó su postura.
A un primer comunicado en el que advirtió que retirarse de la Corona no era un asunto sencillo, le siguió otro en el que la monarca expresó que acepta y apoya la decisión de su nieto: Harry y Meghan ya no serán duques de Sussex, pero tampoco recibirán fondos públicos.
“Después de muchos meses de conversaciones y discusiones más recientes, me complace que juntos hayamos encontrado un camino constructivo y de apoyo para mi nieto y su familia. Harry, Meghan y Archie siempre serán miembros muy queridos de mi familia”, dice el comunicado.
Además, la Reina señaló que apoya «su deseo de una vida más independiente”, les dio las gracias por todo el trabajo dedicado a Inglaterra y expresó que «toda la familia espera que el acuerdo de hoy les permita comenzar a construir una nueva vida feliz y pacífica”.
A continuación, la Corona dio a conocer otro comunicado en el que se señala que Harry y Meghan «entienden que están obligados a retirarse de los deberes reales, incluidos los nombramientos militares oficiales», con lo cual, ya no recibirán fondos públicos para cubrir gastos.
A la vez, se destaca que cuentan con «la bendición de la Reina» para continuar manteniendo sus patrocinios y asociaciones privadas.
De esta manera, la pareja emprenderá su nueva vida, que incluye el plan de residir alternadamente entre Canadá e Inglaterra.

Comentarios Facebook