Anciana postrada a causa de un ACV denunció
a su cuidadora por maltratos y amenazas

Una anciana de 92 años denunció penalmente a una de sus cuidadoras quien habría sido empleada de la hermana de la víctima desde los 13 años de edad. Se trata de N.A (69) quien dice ser cuidadora de adultos mayores con problemas de salud que no pueden valerse por sí mismos.
El hecho habría ocurrido en la finca de la calle Ayacucho 355, la anciana víctima de maltrato verbal y amenazas se halla postrada en la cama como consecuencia de un ACV. Luego de una crisis de angustia y pánico decidió contarle a su hijo que la cuida y se encarga de sus necesidades que N.A la maltrataba verbal y en ocasiones físicamente dejándola con los pañales sucios de heces hasta que amanecía.
Al momento de hablar con la Policía, la mujer contó que si ella despertaba a la cuidadora ésta la maltrataba con retos y movimientos bruscos cuando le cambiaba los pañales, y la amenazaba con «castigar» si le contaba algo a su hijo. Este comportamiento cruel y temerario de N. A fue lo que motivó a la víctima a radicar una denuncia penal.
Vale decir que la Policía se acercó hasta el domicilio de la anciana para que brinde su testimonio y refuerce la denuncia que previamente radicó su hijo.
N. A fue detenida y liberada a las pocas horas por orden de la jueza a cargo del Juzgado de Instrucción y Correccional número 5 de la primera Cinscunscripción de la provincia, Dra. Laura Karina Paz quien resolvió prohibir a la victimaria acercarse al domicilio de la denunciante como así también a los lugares donde frecuenta la misma debiendo abstenerse N. A a tomar contacto directo o por interpósita persona, como así también no debe acercarse al dominio de la víctima.
El fallo de la autoridad judicial agrega que podrá pedir ayuda a la Policía en caso de que N. A incumpla con la resolución judicial; esta prohibición rige desde la fecha de emisión y por el plazo de 60 días; según se supo esta decisión hizo temer a la anciana que de cumplido este plazo como se defendería si N. A volvía, la mujer sostuvo que le produce mucho temor esta situación y «el carácter iracundo y temerario de N.A».
«No quiero ni recordar lo que pasé en manos de esta chica porque me da terror, hasta le regalé un placard que dijo que necesitaba para ver si de esa manera me maltrataba menos», dijo la anciana a la Policía y agregó: «hacemos público este hecho repudiable con la finalidad de que no haya otra persona anciana que caiga en manos de esta persona».
Al parecer la maltratadora continuó su acción intimidante enviando carta documento al domicilio de la anciana reclamando supuestos pagos que según N.A no recibió, obrando los documentos que demuestran lo contrario.

Comentarios Facebook