«Argentina y Democracia, Sin Mafia»

El complejo entramado de poder oculto construído en nuestro país por las y los integrantes de la oligarquía argentina sigue poniendo en peligro nuestro joven sistema de gobierno democrático.
Estas personas, hoy dueñas y dueños de las mayores extensiones de tierras cultivables, empresas, medios monopólicos de comunicación, e integrantes de la dirigencia política cipaya, han logrado también constituir un partido judicial con quienes gobiernan de manera paralela y son las y los que pretenden cargarse nuestras instituciones republicanas con un método cada vez más evidente ante la mirada de cada ciudadana y ciudadano, que consiste en PRIMER lugar, generar mal estar social a través de los medios de comunicación (comunicadores y comunicadoras con millones de fans incapaces de cuestionar las posiciones políticas de aquéllas y aquéllos bien pagados para desestabilizar gobiernos populares) y redes sociales.
En SEGUNDO lugar, una o un cipayo con ropaje de político, empresario o comunicador realiza la denuncia ante un juzgado integrado por un juez o jueza miembro de la mafia denunciada en este caso y en TERCER lugar, buscar el procesamiento, detención del o la dirigente política que molesta o interfiere en los negocios mafiosos de estos grupos que operan en nuestras instituciones.

El pueblo es el único protagonista que puede poner en su lugar las cosas utilizando las herramientas que nos brinda nuestro sistema de gobierno. Hay que organizarse en asamblea en cada casa, barrio, club, bar etc y debatir respecto a la situación que estamos viviendo, en la cual la palabra presidencial en instrumentos legales (decretos) no tienen ningún valor, las leyes aprobadas por nuestros diputados y diputadas tampoco, ya que son consideradas siempre inconstitucionales; lograron un gobierno paralelo para defender los intereses económicos de las mafias compuestas por empresarios de medios de comunicación o disfrazadas de sociedad rural, bancos o unión industrial argentina. Como por ejemplo parte de éste entramado mafioso días pasados fue descubierto in fraganti , en donde políticos, jueces y empresarios de medios de comunicación en una de sus reuniones organizaban y realizaban actividades criminales desde las instituciones democráticas que fueron creadas para resolver problemas colectivos.

Las dos partes del poder formal (Ejecutivo-Legislativo) hasta hoy no ha podido derrotar definitivamente a éstas mafias que han logrado construir un gobierno paralelo que ordena a los poderes más arriba mencionados, alinearse a los intereses de los patrones.
Esta mafia opera dentro de todo el sistema del estado, con el sólo propósito de apropiarse de los bienes del país. Impiden el logro de la independencia económica y cuando son gobierno realizan la entrega de la soberanía nacional a los países imperialistas. Mauricio Macri sin ninguna necesidad nos endeudó por cien años ante organismos de créditos, también con la solicitud de cuarenta y cuatro mil millones de dólares al FMI y ahora todo lo que pretendemos hacer en materia de distribución de la riqueza debemos pedir permiso a aquéllos organismos piratas saqueadores de las riquezas generadas por las y los trabajadores argentinos.

Cómo siempre, a través de sus medios monopólicos de comunicación trabajan para intentar transferir sus acciones corruptas, mafiosas a las y los líderes populares, pasó, pasa pero en algún momento debemos impedir que esta lógica de vaciamiento de la economía nacional se siga repitiendo.

Todo lo que veníamos denunciando; hoy es evidente con imágenes claras y fallos a medida de las y los responsables civiles de la última dictadura militar. Hay que derrotar a éstas organizaciones delictivas para así poder lograr la redistribución de nuestras riquezas entre las y los trabajadores para lograr la justicia social que en definitiva es la felicidad del pueblo.

En las elecciones del año venidero, tu voto define entre dos candidatos la mafia o la democracia.

J.R Lezcano
Nuevo Encuentro Formosa

Comentarios Facebook