Barby Franco habló de la señal del destino que encontró en el accidente de Burlando

El domingo 7 de febrero Fernando Burlando se cayó de una yegua de su propiedad mientras jugaba al polo en el sector hípico del Club de Campo y Polo Haras del Sur IV, lo que le originó distintas heridas en su cuerpo: una fractura de los arcos posteriores de la 8va, 9na y 10ma costillas y mínima contusión pulmonar, que derivó en su trasladado a un centro médico de La Plata.
“Estoy muy dolido pero bastante bien, me dicen que no me puedo mover y me muevo igual. Me preocupa que hay mucha sangre en los pulmones”, reconoció el letrado en un audio de WhatsApp difundido en Intrusos en aquél entonces.
Durante el mensaje, el abogado dio algunos detalles de cómo se produjo el accidente que sufrió ese domingo. “Era una yegua nueva, no era mía, se asustó en una montonerita de caballos”, explicó. Para intentar sortear el problema, el animal primero se paró sobre sus manos, pero cuando vio que no podía salir, se volvió para atrás, provocando la caída. “Yo caí de espaldas y la cruz de ella cayó arriba de mi abdomen”, agregó Burlando, para concluir con honestidad brutal: “La saqué muy barata, baratísima”.
En el momento del accidente, Burlando se encontraba distanciado de Barby Franco, pero hoy, ya recuperado, parece que volvieron a darse una nueva oportunidad para el amor. Así lo dio a entender la modelo, que consideró que este desafortunado hecho los llevó a reconciliarse. En un juego de preguntas de Instagram, un seguidor le deslizó: “Me parece que el accidente fue para que dejen de bolud…y vuelvan. No se separen…”, a lo que ella respondió: “Sí, ¿no? Pienso igual!!! Creo mucho en el destino!!! Y claramente acá está muy marcado”. De esta forma, la ex azafata de Guido Kaczka tomó el episodio como una señal para continuar su historia de amor con el mediático profesional.
En esa misma línea, otra persona le preguntó: “¿Tuviste miedo cuando te dijeron que tenía que ser operado de urgencia?”. “Muchísimo! No dormí por cuatro noches, literal”, contestó.
A fines de enero, Barby había brindado detalles de su separación. “Al principio de la cuarentena la pasamos bomba porque fuimos al campo, donde había caballos, huerta y demás. Después, cuando volvimos a Capital, obvio que nos afectó. Estar 24×7 con él que tiene una personalidad bastante efusiva mientras que yo soy bastante más tranquila…”, explicó en el programa Los Ángeles de la Mañana. ¿Cómo intentaron solucionar los choques en la convivencia? “En noviembre intentamos vivir alejados. Yo estaba en el segundo piso y él en el primero. Pero no funcionaba”, admitió la modelo. Y agregó: “Llegó un momento en que le dije: ‘Todo bien pero basta, señor’. Había cosas de la convivencia que eran demasiado, al estar todo el tiempo encerrados juntos. Necesitaba encontrarme conmigo misma. Para mí (la crisis) fue por la pandemia, nos afectó”.
En ese momento, ya había dado señales de una posible nueva oportunidad. “Hablamos, tenemos la mejor. De hecho, también me pregunta por los tres perros, no tenemos hijos pero me pregunta por ellos. Hablamos, pero cada uno está teniendo su espacio, su respiro. Hoy por hoy estamos separados, pero con buena relación”, había dicho en ese entonces.

Comentarios Facebook