Con mucha expectativa, comercios minoristas ultimaban detalles para atender siguiendo el protocolo

Desde que se anunció que en Formosa ciertos sectores del comercio sobre todo los dedicados a la indumentaria volverían a trabajar en un horario pactado, con las normas establecidas y siguiendo el protocolo de prevención ante la pandemia de coronavirus, la mayoría de los locales de la ciudad puso manos a la obra y ayer ultimaban detalles con el fin de recibir a los clientes, siguiendo los pasos establecidos con el fin de buscar repuntar ventas y evitar la crisis total.
Fue el caso por ejemplo de «Matacos», el local ubicado sobre la calle Saavedra, dedicado a la venta de indumentaria para hacer actividad física.
En ese marco su propietaria, Sandra Mujica contó cómo se encontraban trabajando para hacerle frente a esta situación. «Nosotros seguimos adaptando el local, ya el martes teníamos casi completa la adaptación a esta modalidad para poder cubrir el tema de la salubridad e higiene tanto para los clientes que van a venir a modo presencial y nuestro personal, cuidándonos a todos, pero seguimos arreglando algunas cositas que faltan», explicó ayer por la mañana.
Asimismo se mostró agradecida de que les permitan trabajar ya que de esa manera podrán repuntar las ventas, teniendo en cuenta que bajo la modalidad de delivery con la cual venían trabajando, no estaban teniendo buenos resultados. «Las ventas eran muy bajas en este tipo de modalidad, nosotros gracias a Dios vendemos algunos productos que tienen que ver con la actividad física como somos casa de deporte entonces se vendían productos como bandas elásticas, rueda abdominal, son productos de bajo costo entonces la gente pedía esos productos y se estaban vendiendo, pero eso no hace más que un 20% de la venta, estamos agradecidos al tema de que nos hayan dejado abrir las puertas del local para hacer ventas presenciales en cierto horario, siempre teniendo en cuenta las medidas, nuestro local es amplio así que ingresa una persona por vez, se hace la fila afuera, cuidando todo esto, era necesario poder abrir las puertas y tener ventas presenciales».
«Las puertas ya se podían abrir desde el martes pero nosotros como queríamos terminar de hacer unos arreglos y reformar un poco el negocio, lo hacemos desde este miércoles, si bien las medidas de seguridad e higiene se estaban tomando porque los chicos al estar trabajando acá para hacer los envíos a domicilio ya estaban con los anteojos de protección ocular, los guantes, barbijos pero faltaban algunos detalles por el tema de la gente que va a ingresar al negocio», detalló.
Reconoció además que hay elementos en la prevención del coronavirus que son muy costosos, «el tema del termómetro para medir la fiebre es uno de los más complicados para adquirir, todas las otras cosas en general los negocios ya estábamos teniendo porque los chicos ya estaban trabajando entonces había que cuidar el tema de la salud del personal que ya estaba en la empresa, con otros comerciantes nos comunicamos bastante por un grupo de WhatsApp que tenemos ya que es una situación difícil, nunca pasó que Formosa tenga que vivir la situación de una pandemia, por suerte no tenemos casos positivos, pero nos estamos adaptando para que continúe esa situación, en los grupos nos comunicábamos para que dentro de las posibilidades que tenemos, ser lo más creativos que podemos para superar una crisis más de las tantas que nos ha tocado a los comerciantes, superar con creatividad, con ingenio, buscando acceder a las herramientas que tenemos para poder salir y cada local de acuerdo a su superficie se adapte al protocolo para hacer las cosas bien dentro de sus posibilidades y dentro del rubro que trabajan».
«El servicio de delivery cuando lo hacemos si piden por ejemplo una banda elástica sale 550 pesos, después otras cosas más caras, al venir el cliente acá y poder hacer con tarjeta en varios pagos obviamente es posible que las ventas aunque sean pocas, sean de mayor monto, nosotros tenemos la necesidad de tener una recaudación lo más alta posible porque debemos pagar todos los impuestos, de manera prioritaria están los sueldos de los empleados, pagar en tiempo y forma el total de los sueldos y conservar las fuentes de trabajo, eso priorizamos todo el tiempo pero también tenemos otra responsabilidad como el alquiler, los impuestos nacionales, provinciales, proveedores a los que les debemos, ellos también están en esta situación, es una cadena que se cortó de un día para otro y la situación se hizo insostenible, el horario de la siesta está un poquito incómodo porque la gente no está acostumbrada a comprar en ese horario pero se está priorizando de que no se junte tanta gente por la mañana y también sirve», opinó.
Dijo además que si bien todos los comerciantes están en una difícil situación, hay algunos que están más complicados que otros. «Todo tiene que ver con el tipo de rubro de la persona, en qué momento económico se encontraba cada comerciante y la situación, hay rubros que pudieron seguir trabajando y que están mejor que nosotros, después hay rubros que estuvieron muy parados, otros por ejemplo como el tema de la ropería donde tuvimos que hacer modificaciones, pusimos poca ropa para mostrar, se clausuraron los probadores, la parte de indumentaria todavía está muy complicada, nosotros teníamos una deuda, por suerte no era tan grande y con lo poco que vendíamos por delivery pagamos los sueldos de los chicos y un poquito a cada proveedor para que nadie se enoje, sigo teniendo deuda con proveedores, lo que pedimos fue que el gobierno nos pague el 50% de los sueldos de los chicos, por suerte nos salió eso y otro tipo de crédito no pedí porque dije que si ya no tengo plata para cubrir costos no sé cómo vamos a salir cuando salgamos de esta pandemia, no puedo deberle también al banco, debemos ser realistas, si puedo vender con esta metodología mantengo el negocio o sino lamentablemente con el dolor en el corazón tengo que cerrar, sabiendo que negocio que cierra no abre más», alertó.
«El futuro es muy incierto en varias cosas porque no sabemos cuándo salimos, los productos deportivos son tasados en dólares, tenemos proveedores en Buenos Airees que no nos atienden el teléfono, listas que no nos mandan, es una incertidumbre muy grande, en todo este tiempo de la pandemia no solo que no compré sino que no vino ningún producto para el local, estamos desabastecidos porque no contestan los mensajes, realmente el futuro es incierto», finalizó.

Comentarios Facebook