Francia: Montpellier cayó a manos del Chaumont y se quedó sin final

Chaumont de Franco Massimino logró el pase a la final ante el mejor equipo de la fase regular, Montpellier de los argentinos Nicolás Méndez, Ezequiel Palacios y Alexis González.
Luego del 3-1 inicial para Chaumont y del empate de Montpellier, con 12 de Palacios y 8 de Méndez, donde lució Ryan Sclater con 26, llegó el quiebre en el tercer juego en un notable tie break a favor de los del líbero de Chivilcoy que tienen al argentino Agustín Ganly como preparador físico.

Los 24 del italiano Filippo Lanza, MVP del partido, lograron que Chaumont emparejara las acciones, con buenas actuaciones del cubano Jesús Herrera que aportó 14 y de su compatriota Osniel Mergarejo, que hizo uno menos.
Chaumont enfrentará por el título a Cannes, que eliminó al Cambrai de Gonzalo Quiroga en dos juegos, en notable campaña del sanjuanino, que aportó 12 y 16 puntos en ambos partidos. El australiano Lincoln Williams fue la figura del juego decisivo que marcó el pase de Cannes.
La serie final se disputará al mejor de 3 el 21 (Chaumont-Cannes), el 24 (Cannes-Chaumont) y el 25 condicional, con Cannes local.
Brasil-M: Javier Weber volvió a ser campeón, esta vez con Taubaté
Casi una costumbre para Javier Weber, ser campeón. Este viernes el entrenador se consagró en la Superliga Masculina de Brasil con Taubaté, al vencer en la segunda final a Minas de Nicolás Lazo en sets corridos con parciales de 25-20, 25-22 y 25-17, en Saquarema. Fue el tercer título de la temporada para Weber luego del Paulista y la Copa Brasil.
La serie se cerró 2 a 0 y Bruninho, el armador de la Selección, recibió el trofeo Vive Volei mientras que Mauricio Borges fue el MVP.
“Por supuesto que estoy muy feliz. Sobre todo por cómo jugó el equipo, en equipo de verdad. Cada uno entendió muy bien su función dentro de la cancha. Para mí que Mauricio Borges haya sido elegido MVP de la temporada es importantísimo porque él entendió muy bien lo que significa para jugar como sexto hombre. No sólo tuvo su destaque en la red, sino atrás, en el pase, rejugar contra el bloqueo. Fue símbolo del equilibrio, fundamental en mi sistema”, destacó Weber.
“El equipo se preparó muy fuerte. Fue un año atípico, con muchas interrupciones y mucha preparación. Y nunca el equipo quitó el pie del acelerador, hasta la mañana previa al segundo partido, siempre al 100 %. Eso, por supuesto, paga después. Hoy necesitamos a Gabriel, que casi no tuvo acción en la serie de playoffs y encajó a la perfección, muy bien. Así funcionaron todos”, finalizó el entrenador argentino.

Comentarios Facebook