Inflación: advierten que hay riesgos

En junio la inflación fue del 2.7%, menor respecto del pico del 4.7% de marzo y de los meses siguientes, pero los pronósticos sobre los precios se mantienen en cifras elevadas incluso para el año próximo. Por caso, días atrás, el FMI elevó las proyecciones inflacionarias de este año del 31 al 40% y del 21 al 32% para 2020 y revisó a la baja las previsiones de crecimiento. Este recálculo se da en un contexto de escasez de pesos por la caída del ingreso de las familias y por una política monetaria restrictiva con altas tasas de interés que “invita” al “ahorro”, en pesos y en dólares (Letes) restringiendo aún más el consumo y con un dólar «planchado» por ventas oficiales al contado y en las operaciones a futuro.
En su último Informe, el Banco Central (BCRA) tiene otra visión porque sostiene que “están dadas las condiciones macroeconómicas para lograr una desinflación sostenible, dado que se recuperaron los equilibrios macroeconómicos básicos. Se está alcanzando el equilibrio fiscal y se dejó de recurrir al financiamiento monetario del Tesoro. El tipo de cambio hoy es competitivo lo que ha permitido corregir el desequilibrio del sector externo. Además, prácticamente se han eliminado las distorsiones que generaban los atrasos en los precios de la energía”.
Sin embargo el BCRA “abre el paraguas” porque a renglón seguido señala que “los procesos de desinflación suelen ser graduales y no lineales, dado que la política monetaria opera con rezagos, y la inflación tiene también un componente inercial”. Y la tendencia a la desaceleración de la inflación “podría verse transitoriamente perturbada en caso de que se materialicen algunos de los riesgos a los que la economía está expuesta, tales como un nuevo episodio de volatilidad de las condiciones financieras globales, o la incertidumbre habitual de los procesos electorales. En el actual esquema, la tasa de interés endógena permite responder inmediatamente ante cualquier perturbación imprevista”.

Comentarios Facebook