Insfrán dispuso un aumento del 40% de las partidas para comedores escolares

El anuncio del gobernador Gildo Insfrán en aumentar un 40% las partidas de los comedores escolares, está sustentado en la actual crisis nacional y su visión de que el complejo escenario actual se agravara, además de que el reaseguro alimentario –junto a salarios y salud- es una de las prioridades sociales de su gestión. Se trata de un aporte extra superior a los 120 millones de pesos anualizado para este servicio que se brinda en unas 1300 establecimiento educativos, de los niveles Inicial, Primario y Secundario.
Incluso el hecho de tomar esta decisión en la jornada inicial de su gira por el extremo oeste formoseño (en la comunidad de Lote Ocho), es todo un símbolo. Esto a partir de que se trata de una región habitada mayormente por poblaciones indígenas, una de las severamente castigadas por las por la eliminación, desfinanciamiento y congelamientos de programas y planes sociales que determino el estado nacional.
«En estos momentos difíciles nuestra presencia y respaldo será más fuerte a través de nuestros programas sociales, de salud y los educativos, para mitigar la pérdida de derechos del pueblo, sobre todo a los más humildes, a partir de esta política nacional». Así lo expuso en su gira por el departamento Ramón Lista, donde presidió operativos solidarios PNGT e inauguro obras educativas.
Agradeció a los lugareños por la confianza demostrada a través del alto porcentaje de votos en los comicios provinciales del 16 de junio primero y, luego en las PASO del 11 de agosto.
Dijo que le dolía la «ineptitud» de quienes conducen el país, para quienes «la patria es la financiera y no el pueblo argentino», exponiendo el difícil escenario con nueva disparada del dólar y el riesgo país supero los 2000 puntos, recordando que CFK lo dejó en 550. «Resulta que el mejor equipo de los últimos 50 años triplicó y negativamente todos los indicadores de la macroeconomía, generando el sufrimiento del pueblo y sobre todo al que menos tiene», afirmó.
Acusó a la gestión nacional que «siguen mintiendo. Luego de la tremenda bofetada del pueblo en las PASO salió el presidente acusando a la gente porque no lo voto», añadiendo que «continuó contra las provincias que no lo votaron, solo ganó en Capital Federal a la que definió como «Gorilandia I» y, Córdoba que la consideró «Gorilandia II».
Advirtió lo ineficaz de que a los productos de consumo básico se le eliminaba el IVA. «Pero en los almacenes no bajó el 21%. Nos mete la mano en el bolsillo para mentir diciendo que se beneficia al pueblo. El 90% de las medidas son para la clase media-alta, nada para los más humildes, porque no utilizan la misma base de datos de los trolles para transferir ese 21% a la gente pobre», propuso.
Fundó en ese tipo de medidas la decisión de juntarse de los gobernadores para «denunciar el decreto del señor presidente violando las leyes y la constitución que dice defender. Eso solo para la provincia y municipios significa que de acá a fin de año vamos a recibir casi 1200 millones de pesos menos».
Dijo que aclaraba esto porque acusan a los gobernadores de «extorsionadores, como lo afirmara un senador por la minoría de nuestra provincia que alega defender los intereses de los formoseños. Me señala como extorsionador solo por defender por la vía legal a los derechos del pueblo».

No están solos

Dejó en claro que «no bajaremos los brazos, por eso como un símbolo venimos en este momento difícil en estos complejos departamentos para decirle que no están solos, seguiremos peleando por un nuevo gobierno que atienda a los que menos tienen en el país».
Para el gobernador «el presidente está desesperado. Sube el dólar y el riesgo país y es por culpa de Alberto y Cristina, ellos no tienen responsabilidad de nada. Quieren hacer el abrazo del oso: inmiscuir a Alberto y CFK en el desastre social y político que hicieron en todo el país, pero les digo que se hagan cargo».
Considera Insfrán que «esta situación se irá agravando, deben tomar decisiones para evitar la fuga de capitales y sangría producto de los responsables de este debacle que son el presidente y el FMI. Se tratan de recursos que se están yendo, y solo queda la tremenda deuda, en una actitud que pareciera estar despidiéndose y dejando una bomba al gobierno que viene».
Insfrán exhorto al Presidente que «no se equivoque, si continua así cada vez le resultara más difícil llegar al 10 de diciembre, pero debe hacerlo, aun con muletas». Insistió en su reflexión a que debe «dejar algo al gobierno que viene para que pueda tomar medidas inmediatas a favor del que menos tiene».

Comentarios Facebook