Investigan si el descuartizador de Pilar había estado preso por otro femicidio

El hombre que se quitó la vida luego de arrojar el cuerpo descuartizado de una mujer había salido de la cárcel en marzo del año pasado. La última pareja del sujeto está desaparecida desde hace cinco meses.

Desde hace cinco meses no se sabe nada de María Mercedes Gauto, una mujer de 46 años, de González Catán- El 20 de agosto fue la última vez que se comunicó con su hija quien desde entonces la busca de forma desesperada. En el último mensaje que le envió, le dijo que se iba de vacaciones con Esteban Lorenzo Duarte Martínez, su pareja, y que después iba a cambiar el número de celular. Nunca más pudo hablar con ella.

Este lunes Esteban Lorenzo Duarte Martínez se suicidó luego de verse rodeado por la policía. El sujeto acababa de descartar pedazos del cuerpo humano de una mujer que llevaba en una bolsa. Un vecino lo vio y llamó a la policía. La mujer hasta el momento no fue identificada pero si el cuerpo desmembrado pertenece a Gauto, su última pareja.

«No sabemos nada de ella y desde la policía nunca nos dieron una mano», contó a Telefe Noticias, Liz, hija de Gauto. Lo último que supo de su mamá fue un mensaje de texto en el que le decía que se iba de vacaciones con su pareja, Lorenzo Duarte, que iba a cambiar el número del celular y que después iba a comenzar una vida nueva. «Ella me decía que estaba cansada de la vida que tenía y que iban a cambiar de vida. Yo no le entendía, le pedí que me explicara qué me quería decir pero nunca más me contestó. Intenté comunicarme con Duarte pero tampoco me atendió», explicó al mujer.

La familia de Gauto además, reveló que el hombre que se quitó la vida tras un cuerpo descuartizado había estado preso hasta marzo del año pasado por un femicidio. «Primero le dijo a mi mamá que estaba preso por una estafa pero antes de salir, le contó que en realidad había matado a su ex pareja pero en defensa propia», dijo.

Liz dijo que su mamá fue manipulada por Duarte desde el primer momento en que lo conoció. «Ella dejó de venir a visitarnos pero siempre estuvo en contacto conmigo. Soy su única hija. Jamás dejamos de hablar hasta agosto que desapareció».

El cuerpo de la mujer descuartizada en Pilar aún no fue identificado por obvias razones pero desde la investigación hay fuertes sospechas de que se trate de María Mercedes Gauto. «Estoy destruída, devastada porque no se sabe si es o no mi mamá», contó Liz Gauto que adelantó que fue citada a declarar a la DDI de San Isidro este martes por la mañana.

EL CASO

El hecho se produjo cerca de las 18.30 de este lunes cerca de la estación Astolfi y fue descubierto por un vecino. Un testigo bajaba del tren que acababa de llegar a la estación procedente de San Miguel cuando algo captó su atención: muy cerca de ahí, un hombre arrojaba una bolsa de residuos negra de consorcio a un descampado. El peso del paquete y el evidente nerviosismo de quien intentaba desecharlo hicieron sospechar al vecino, que se acercó al lugar.

Lo que vio fue de terror. La bolsa se había enganchado del alambre tejido, abriéndose por completo y dejando al descubierto parte de su contenido: una pierna humana, seccionada limpiamente a la altura de la ingle.

El presunto homicida intentó escapar corriendo al costado de las vías del tren, con dirección a Presidente Derqui. Llevaba en su espalda una mochila pesada, que hacía lenta su carrera, por lo que en un momento la tiró. Luego, la policía pudo corroborar que en su interior había más restos humanos.

Pronto, un móvil del Comando de Patrullas se sumó a la persecución junto a otros efectivos de a pie. El prófugo ya no tenía chances de escapar. Cuando se vio en esa situación, tomó un cuchillo que llevaba encima y se lo clavó en el pecho de un golpe certero, cayendo pesadamente al suelo. Cuando la policía llegó a su lado, ya estaba muerto.

Los investigadores continuaban trabajando en el lugar del hecho, tratando de establecer la identidad de la víctima y del suicida.

Según las fuentes del caso a las que accedió El Diario, el cuerpo desmembrado pertenecería a una mujer. El hombre, en tanto, tendría entre 50 y 60 años, barba entrecrecida y cabello semicano. Vestía pantalón de jean, remera gris y zapatos.

Comentarios Facebook