Lanús se impuso ante Defensa y Justicia por 2-1, que tuvo el regreso de Sebastián Beccacece

Apenas 28 días habían pasado de la victoria 3-0 de Defensa y Justicia sobre Lanús en la final de la Copa Sudamericana disputada en el Mario Kempes de Córdoba. Se volvieron a ver las caras en la Fortaleza y hubo bastantes similitudes y tan solo un par de diferencias. Las más importante y trascendentales de una y otra: el Halcón volvió a ser muy superior al rival, pero esta vez el triunfo quedó del lado de Lanús.
Fue 2-1 con goles de Tomás Belmonte y Pepe Sand.
En la cancha de Lanús se repitieron 19 de los 22 jugadores que saltaron a la cancha en la final del 23 de enero. En el local ingresó Facundo Pérez por Lucas Vera (suplente) y en Defensa no estuvieron David Martínez y Rafael Delgado (se fueron a River y Colón) y jugaron Brítez y Breitenbruch. Hubo también un cambio en el banco: Sebastián Beccacece regresó para suplantar a Hernán Crespo.
Después, el juego. Y ahí volvió a ser muy superior Defensa. Pero no estuvo fino en los metros finales y además falló situaciones muy claras. Dominó de principio a fin el visitante, más allá de que entró dormido y sufrió un gol a los 4 minutos. Tuvo fortuna Lanús porque después de muchos rebotes la pelota le quedó a Belmonte que disparó fuerte al gol.
Creció el Halcón desde los pies de los atildados volantes Larralde y Enzo Fernández. Igual, el mejor de ese lapso fue Eugenio Isnaldo: volvió loco al lateral derecho Brian Aguirre. Empató Braian Romero con una linda volea luego de un centro pasado por izquierda de Pizzini.
Pero cometió un error insólito Defensa tratando de salir jugando, tal como pregona Beccacece. Y es que Unsaín le regaló la pelota a Pérez en la medialuna del área y a Enzo Fernández no le quedó otra alternativa que derribarlo. José Sand se paró enfrente de la pelota y no perdonó: pateó fuerte al ángulo derecho del arquero para festejar el 2-1.
En la segunda parte el visitante mereció largamente el empate. Lo buscó por todos lados. La más clara fue un remate al arco vacío de Romero que interceptó Aguirre cuando la pelota llevaba destino inequívoco de gol.
Ni siquiera pudo contragolpear Lanús, que se dedicó a defender la victoria bien agrupado. Los centrales Guillermo Burdisso y Alexis Pérez agrandaron sus figuras. Beccacece metió mano con modificaciones ofensivas, pero le faltaron ideas en los minutos finales.
Se tomó una pequeña revancha Lanús, un consuelo tonto sin dudas, pero le ganó a Defensa y Justicia, a menos de un mes de la histórica final de Copa Sudamericana.

Comentarios Facebook