«Me hubiese gustado quedarme un tiempo más en Central»

Maximiliano Lovera transita su primera semana en Grecia como flamante refuerzo de Olympiacos. Lo primero que quiere contar el juvenil futbolista (20 años) es que pudo ver a Central a través de su celular. «Acá por televisión no se puede ver, pero por suerte enganché una página web a través del teléfono», narra con entusiasmo. «Lo bueno es que sumamos», dice Maxi como si aún formara parte del equipo canalla. Y enseguida, con un dejo de nostalgia, afirma: «Me hubiese gustado quedarme un tiempo más en Central».
El formoseño está al tanto de la valoración que hizo el entrenador Diego Cocca antes y después del partido ante Colón. «Le estoy muy agradecido a él y a todo el cuerpo técnico por la confianza que me dio, porque la continuidad que me estaban dando me ayudaba a consolidarme, y a mí también me hubiese gustado quedarme un tiempo más, pero las cosas se dieron así y siempre voy a estar agradecido a Central, como así a Tiro Federal, donde estuve seis meses también», reseña Lovera desde Atenas.

  • ¿Cómo fueron los primeros días en Atenas?

-Intensos, la verdad que todavía no pude conocer nada, salvo el Partenón, a donde me llevó Jorge Balbis, mi representante, y la verdad que es una maravilla. Pero después fueron días de mucha actividad, porque apenas llegué tuve que hacer la revisión médica, luego completar documentación y después cumplí con un entrenamiento diferenciado, a través del cual pude conocer al club, al entrenador y a mis nuevos compañeros.

-¿La adaptación futbolística será más sencilla que la cultural o lo ves complicado?

-(Se ríe) La futbolística sin dudas porque es un idioma universal y de todas formas aún no hice fútbol. Ahora, con la fecha Fifa habrá más tiempo para entrenar y esperar el momento de competir. Con respecto a la otra adaptación habrá algunos temas por resolver.

  • ¿Cómo estás con el idioma?

-Todo un tema, por suerte hay un español con el que pude charlar y comprender determinadas cuestiones. Veremos cómo sigue, pero nada que no se puede resolver.

  • ¿Y con la comida?

-También habrá que buscarle la vuelta, porque acá hay una fuerte preferencia por el pescado, pero con mucho picante, así que hay otro tema con esto. De todas formas hace pocos días que estoy y seguramente desconozco muchas cosas. Así que lo bueno es que hay un aprendizaje constante y por ahora estoy disfrutando de la experiencia.

-La presencia de tu papá ayuda en mucho, al menos aprenden juntos.

-Sí, claro, además estuvimos el fin de semana buscando una casa para ya instalarnos y esperar que a fin de año venga toda la familia para quedarse. Juntos a los afectos todo se hace más simple.

-¿Le vas a pedir que te lleven harina de maíz para la chipa?

-Sí claro, eso sin dudas. Y otras cosas más para no extrañar tanto la comida de allá.

-¿Qué dicen los familiares y amigos formoseños de Laguna Blanca?

-Están muy contentos por mi crecimiento, aunque ellos al igual que yo se sorprendieron por lo rápido que se dio todo. Estaba entrenando para jugar con Colón y al otro día ya estaba volando para acá. Y la verdad que todavía no tuve el tiempo para procesar porque todavía no hace una semana que estoy acá y desde que llegué no paré de hacer cosas.

  • ¿Fue raro ver el partido con Colón desde tan lejos?
  • Muy raro. Como dije antes, hubiera querido estar más tiempo porque sentía que estaba en pleno proceso de afianzamiento. Pero entiendo la situación del club. Y aprovecho esta charla para agradecerle a cada uno de los hinchas de Central por todo el afecto que me brindaron.

Fuente: La Capital.

Comentarios Facebook