Tensión en San Nicolás: un ex preso tomó de rehenes a su esposa embarazada, a su madre y a tres menores de edad

Este martes, un ex convicto tuvo cautivos por más de siete horas a su ex mujer embarazada, sus tres hijos menores de edad y su propia madre en la ciudad bonaerense de San Nicolás de los Arroyos.
Leandro Maximiliano Benítez Falcón, de 30 años, había recuperado la libertad el 2 de abril pasado con una condena cumplida en el penal de Junín tras estar detenido seis años por una causa de robo agravado. Esta mañana protagonizó un tenso episodio en un domicilio ubicado en la calle Islas Malvinas al 500 del barrio La Loma.
La situación comenzó cerca de las 4 de la mañana cuando un llamado anónimo al 911 alertó de que en esa casa se escuchaban gritos de auxilio y una posible pelea de pareja en un contexto de violencia de género y que además el hombre tenía antecedentes penales y podía estar armado.
Efectivos de la Comisaria N° 3 fueron hasta el lugar y, a pesar de que estaban facultados para ingresar a la vivienda desde la cual seguían oyéndose gritos, Benítez comenzó a gritar que estaba armado y que la única forma en la que iba a salir sería con la orden de allanamiento de un juez. Dentro de la casa estaban dos nenas de 10 y 6 años y un bebé de un año que serían sus hijos, su madre y su ex pareja, una mujer de 32 años embarazada.
“No quiero que me engarronen”, gritaba Benítez desde adentro de la vivienda, según indicó a Infobae una fuente cercana al caso, que señaló además que el hombre estaba muy alterado y en un aparente estado de ebriedad.
El Grupo Halcón y el Grupo de Apoyo Departamental (GAD) junto al jefe departamental de policía Gustavo Almada, el comisario Gabriel Cabral y el fiscal Patricio Múgica Díaz, de la UFI N° 1 de San Nicolás, a cargo de la causa, empezaron a hablar con el agresor e intentaron durante siete horas calmar la situación sin que hubiera heridos.
Después de siete horas de operativo, cerca de las 11 de la mañana, mientras la fiscalía ya gestionaba una orden de allanamiento para poder ingresar, los miembros del Grupo Halcón lograron “en un descuido” reducir al hombre, trasladarlo en un patrullero hasta la dependencia policial y poner a resguardo a la familia.
Dentro del hogar, los efectivos comprobaron que Benítez, que continuaba visiblemente alterado, no tenía un arma de fuego en la casa pero encontraron un cuchillo tirado en el piso. Ninguno de los menores de edad ni las mujeres estaban heridos. Todos fueron asistidos por el SAME y trasladados a la dependencia para brindar declaración testimonial ante el fiscal Múgica Díaz, que a su vez terminará de delinear en qué circunstancias el hombre decidió atrincherarse.

Comentarios Facebook