Alberto Fernández viajó a Bolivia para participar de la asunción de Luis Arce

El presidente Alberto Fernández viajó a Bolivia para participar mañana del acto de asunción en La Paz del mandatario electo de ese país, Luis Arce, en tanto que el lunes despedirá en La Quiaca a Evo Morales, quien emprenderá una caravana de regreso a su país, tras haberse refugiado en Argentina por el golpe de Estado que sufrió hace un año.
Fernández partió ayer a la tarde hacia Bolivia a las 17 horas desde el aeropuerto de El Palomar para asistir mañana al acto de toma de mando de Arce, quien asumirá para cumplir el período 2020-2025, tras once meses de gobierno de facto, a cargo de Jeanine Áñez.
La ceremonia de asunción se realizará mañana en la Asamblea Legislativa Plurinacional, en la ciudad de La Paz, desde las 10 de la mañana hora local (11 de la Argentina), informaron fuentes oficiales.
Tras su arribo, el Presidente mantendrá hoy audiencias y encuentros bilaterales: a las 20 está prevista una audiencia con el Rey de España, Felipe VI y más tarde, con el vicepresidente de esa nación, Pablo Iglesias.
En tanto, mañana por la mañana, el mandatario participará de una reunión bilateral con su par de Colombia, Iván Duque y, tras los actos oficiales, se reunirá con el candidato a presidente del Ecuador, Andrés Arauz.
Fernández viajó acompañado por el canciller Felipe Solá; el ministro del Interior, Eduardo de Pedro; la ministra de Mujeres, Géneros y Diversidad, Elizabeth Gómez Alcorta; los secretarios de Asuntos Estratégicos, Gustavo Beliz; general de la Presidencia, Julio Vitobello, y de Comunicación y Prensa, Juan Pablo Biondi; el senador Jorge Taiana y el diputado Eduardo Valdés, así como el canciller uruguayo, Francisco Bustillo.
Tras la toma de posesión, Arce y su vice David Choquehuanca recibirán el saludo protocolar de los asistentes y se tomarán la fotografía oficial.
A las 13.15 horas local Fernández participará del almuerzo oficial ofrecido por Arce a los jefes de Estado y de Gobierno, jefes de delegaciones e invitados especiales en la Casa Grande del Pueblo.
Un día después de la asunción de Arce, el expresidente boliviano Evo Morales regresará a su país y se pondrá al frente de una caravana de dos días que marchará desde la ciudad de Villazón hasta el Trópico de Cochabamba, su tierra natal, adonde llegará el 11, a un año exacto de su partida al exilio. Morales atravesará la frontera que une la ciudad jujeña de La Quiaca y la boliviana de Villazón para ingresar a su país. Allí, según está previsto, será despedido el lunes por el presidente Fernández, tras lo cual cruzará la frontera y emprenderá la caravana.
El mandatario argentino, que en el momento del golpe era presidente electo, funcionó como un garante de la salida segura de Morales, de su vicepresidente Álvaro García Linera y de varios miembros de su Gabinete.
Según está previsto, Morales llegará el lunes en torno a las 10 de la mañana a La Quiaca, donde tanto él como García Lineara recibirán un doctorado honorario de la Universidad Nacional de Jujuy y participará del acto de despedida de su asilo en Argentina, junto a Fernández.
A través de su cuenta de Twitter. el intendente de La Quiaca, Blas Gallardo, expresó: “Desde La Quiaca esperamos con alegría a nuestro presidente @alferdez. Las organizaciones sociales y todo el pueblo los espera a usted y al hermano @evoespueblo”.
El pasado 18 de octubre, Arce, candidato del Movimiento al Socialismo (MAS), obtuvo el 55,1% de los votos, casi el doble que el segundo, Carlos Mesa (Comunidad Ciudadana), que logró el 28,8%, de acuerdo al recuento oficial de las elecciones presidenciales.
El pasado 3 de noviembre, Fernández cuestionó a través de Twitter las protestas y denuncias por presuntas irregularidades en los comicios bolivianos, dijo que le “preocupa” la existencia de “sectores que apunten a la violencia” y subrayó que “la democracia es el único camino para los pueblos de la región”.

Comentarios Facebook