Bernardo Romeo asumió como coordinador de las juveniles y se refirió al rol de Scaloni en la Selección

En los últimos días de diciembre, una sorpresiva noticia relacionada a las selecciones juveniles de Argentina se hizo oficial gracias al protagonista de la historia. Hermes Desio, que tras su paso por Estudiantes de La Plata, y con la venia de Juan Sebastián Verón, la había sido designado por la AFA a mediados de 2017 como el coordinador general, renunció a su cargo.
En una carta que difundió el sitio oficial de la Asociación del Fútbol Argentino, el ex futbolista se despidió de su puesto y explicó los motivos. “Por cuestiones personales, he decidido dar un paso al costado en el cargo de Coordinador de las Selecciones Juveniles. Me voy lleno. Un abrazo enorme a todos y gracias. La selección amerita todo el esfuerzo y espero haber estado a la altura de lo que se me exigió”, dijo Desio en su escrito.
Con el puesto vacante, y con la confirmación de que dos personajes decisivos en el renacer de las juveniles como Pablo Aimar y Diego Placente renovaron sus contratos para continuar con el gran trabajo realizado hasta hoy, un ex compañero de ambos en la Selección estampó su firma como el nuevo coordinador.
Bernardo Romeo, que viene de ocupar el puesto de director deportivo de San Lorenzo desde 2012 hasta el año pasado, fue el elegido por Claudio Tapia para ocupar el cargo. El ex goleador del Ciclón compartió con Aimar y Placente la gesta deportiva que logró aquel equipo dirigido por José Pekerman en el Mundial Sub 20 de Malasia 97, cuando en la final del torneo, Argentina venció 2-1 a Uruguay y se consagró por segundo campeonato consecutivo como el mejor de la categoría.
“Estoy muy agradecido por la posibilidad que me da la AFA, con su presidente a la cabeza, de formar parte del proyecto en selecciones. Me trae mucha nostalgia el hecho de regresar al predio de Ezeiza, porque he pasado momentos muy lindos en juveniles y en mi paso por la Mayor”, dijo Romeo en diálogo con el sitio oficial de la casa madre del fútbol argentino.
Con la llegada de Romeo se completa un círculo particular, ya que junto a Aimar y Placente, la estructura de las selecciones juveniles de Argentina tendrán como protagonistas a glorias de la época dorada de Pekerman en las categorías menores. Es más, otro futbolista que pasó por las manos de José como lo fue Lionel Scaloni, fue ratificado al frente de la Mayor por todo el período de Eliminatorias rumbo a Qatar 2022, que comenzarán en marzo próximo.
“Hemos sido compañeros en nuestra etapa como jugadores con Lionel (Scaloni), Pablo (Aimar) y Diego (Placente) y vivido momentos muy lindos durante muchos años, en una gran era que fue la de Pékerman. Es clave tener un líder como Lionel en la Mayor y un grupo humano grandioso en Juveniles; también tenemos una Sub 23 que está ante competencias muy relevantes. Se trata de un proyecto integral, y de esa manera vendrán los resultados. Con trabajo, sacrificio, disciplina, metodologías de entrenamiento, tanto técnicas como físicas, los resultados vienen mucho más rápido”, agregó el flamante coordinador de juveniles.
Además, Romeo aprovechó para agradecerle la confianza a César Luis Menotti y dejó en claro cuál es su idea de gestión al frente de la coordinación de las selecciones menores. “El trabajo en equipo hará que se logren cosas con mayor velocidad, a todo nivel. Hay que continuar con el proyecto de formación y educación si queremos cambiar realmente el fútbol argentino para bien”.
El 2019 fue un año muy fructífero para la selección argentina. Más allá de confirmación de Lionel Scaloni en la mayor, el tercer puesto logrado en la Copa América de Brasil y el regreso de Lionel Messi, otro saldo positivo para el fútbol argentino fue la irrupción del conjunto femenino, que pudo lograr una actuación histórica en el Mundial de Francia -sumó sus primeros puntos en la competencia y tuvo chances de clasificar a la siguiente ronda- y sumar una medalla de plata en los Juegos Panamericanos Lima 2019.
Junto a esto, las juveniles masculinas recuperaron el lugar perdido gracias a una forma de conducción que Romeo tomará como punta de lanza para continuar en el proyecto de selecciones: la planificación, con un esquema de entrenamientos periódicos y la infaltable competencia en el exterior, devolvieron a Argentina a un lugar protagónico en el mundo del fútbol formativo.

Comentarios Facebook