Bolsonaro desde el sanatorio en el que quedó internado: “Volveremos pronto si Dios quiere”

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, quedó finalmente internado en la noche de este miércoles en un sanatorio privado de San Pablo para un tratamiento clínico destinado a combatir una obstrucción intestinal. De esta forma, se descartó una operación para solucionar el problema del mandatario de 66 años.

“Después de evaluaciones clínicas, de laboratorio e imágenes, el presidente permanecerá internado inicialmente en tratamiento clínico conservador”, indicaba el primer parte médico difundido anoche por el sanatorio Vila Nova Star, donde llegó desde Brasilia por recomendación de su cirujano gástrico, Antonio Macedo.

El senador Flávio Bolsonaro, hijo del jefe del Estado, dijo que su padre fue sedado e intubado en terapia intensiva esta madrugada en el Hospital de las Fuerzas Armadas de Brasilia, víctima de dolores abdominales tras una crisis de hipo de 13 días.

Bolsonaro publicó en sus redes que este “desafío” tiene que ver con las consecuencias de haber sido acuchillado en septiembre de 2018 durante la campaña electoral. Aunque su atacante fue declarado inimputable, en sus redes sociales, Bolsonaro volvió a vincular a la izquierda al atentado que le dio una popularidad inédita y le permitió vencer las elecciones presidenciales.

Bolsonaro se sometió a seis operaciones desde que asumió el 1 de enero de 2019, cuatro de ellas vinculadas a la lesión sufrida en el atentado.

“Fue un atentado cruel no apenas contra mí sino contra nuestra democracia”, dijo, pese a que la Policía Federal y el Ministerio de Justicia resolvieron que Adelio Bispo, autor del ataque, era un trastornado mental que está detenido ahora en un hospital psiquiátrico.

Bolsonaro sostuvo en su mensaje que el intento de asesinato “fue promovido por un antiguo afiliado” al Partido Socialismo y Libertad (Psol), al que califica como “brazo izquierdo” del Partido de los Trabajadores (PT) “para impedir la victoria de millones de brasileños que querían cambios para Brasil”.

El presidente debía reunirse hoy con los jefes del Supremo Tribunal Federal y del Congreso, en el marco de la tensión que generó tras amenazar con no reconocer el resultado de las elecciones de 2022, en las que aparece perdedor en todas las encuestas, en caso de que no se cambien las urnas electrónicas.

Comentarios Facebook