Contrabandistas que atacaron la Armada paraguaya mantienen en vilo a pescadores

El viernes a la noche, un grupo de personas que vive sobre la ruta nacional N° 11 camino a Puerto Pilcomayo, y que armaron sus casillas por la inundación, protagonizó un enfrentamiento con la Armada de Paraguaya. Hubo persecución y tiroteos que llegaron hasta cercanías de la orilla argentina.

El hecho

Según se supo, estibadores paraguayos atacaron la sede de Ita Enramada en Paraguay porque no se les permite el ingreso ilegal de mercadería y para evitar esto los controles son sumamente estrictos. Al arremeter contra la fuerza incendiaron a los alrededores del destacamento.
Además, un grupo de estibadores argentinos increpó a integrantes de la fuerza del vecino país cuando se encontraban con su embarcación en el río, fue ahí que procedieron a quemar la misma.
Ante este contexto, comenzó un enfrentamiento con piedras, fuegos artificiales y balas de goma que dejó como saldo varios heridos.

Pescadores

Mientras se llevaba adelante el enfrentamiento, pescadores de la zona quedaron en medio de la batalla campal. El grupo de «contrabandistas» que viven en nuestro país los mantienen en vilo, por ende piden que se tomen cartas en el asunto porque no pueden ejercer su actividad con tranquilidad ya que «terminan pagando las consecuencias» por los actos de demás.
Sandra, una vecina de Puerto Pilcomayo, habló con el Grupo de Medios TVO respecto a lo sucedido y sostuvo que «estamos todos asustados; sé que tras el enfrentamiento hubo heridos; mi casa está cerca del río y por eso cuando comenzó el choque tuvimos que hacer correr a los chicos».
«Todo comenzó porque hace dos semanas aproximadamente a una persona conocida en la zona por realizar actividad de pasero le sacaron su lancha con toda la mercadería; entonces por eso fue a atacar a los paraguayos», confió.
«Nosotros fuimos a hablar en Prefectura, queremos que hagan algo con esa gente que es muy mala, a causa de su accionar nos están complicando a nosotros; los que atacaron la Armada tienen antecedente policial», aseveró la mujer y agregó que «cuando nosotros le pedimos que paren porque había creaturas comenzaron a arrojar piedras».
«Fuimos a PNA pero no nos hicieron caso, queremos que ellos nos ayuden porque necesitamos que estos enfrentamientos se acaben. Este grupo de personas ya atacó a la PNA y ahora a los paraguayos, nosotros pagamos los platos rotos», lamentó Sandra, agregando que «para colmo nos amenazan que si estamos del lado de las autoridades nos van a secuestrar nuestros botes y redes».
«Lo único que queremos es poder trabajar tranquilos, porque estamos pasando por una tremenda necesidad, entonces la pesca es lo que nos queda».
«Lo que buscamos es que el Jefe de Prefectura nos reciba para ver qué posibilidades hay de que hable con los militares de Paraguay respecto a lo que está pasando, y nosotros podamos pescar libremente como lo veníamos haciendo. Queremos que hagan algo con este grupo de malvivientes que perjudica a la gente honrada y trabajadora, ellos cualquier cosa toman represalias. Nosotros casi nos morimos y nadie nos protegió».
«Necesitamos una respuesta urgente, porque si nadie se ocupa de esto en cualquier momento podría ocurrir una desgracia», insistió la mujer.

Pesca

Finalmente, en cuanto a las versiones de que los pescadores argentinos no pueden ejercer su actividad se pudo saber que no es así ya que Paraguay no tiene jurisdicción en costas argentinas para realizar prohibiciones.

Comentarios Facebook