Desesperados, comerciantes de indumentaria piden poder trabajar para evitar los cierres

Sandro, comerciante capitalino, dueño del conocido local de indumentaria «Stilo’s», en diálogo con el Grupo de Medios TVO habló sobre la difícil situación por la que atraviesa el sector ante la pandemia de coronavirus que los obligó a cerrar sus puertas y pidió que las autoridades formoseñas les permitan trabajar al igual que los supermercados, tomando todas las medidas preventivas, con el fin de empezar a repuntar y evitar el cierre definitivo de los locales, un abismo cada vez más cercano ante la falta de respuestas a sus pedidos.
Cabe señalar que muchos comerciantes de distintos rubros de la ciudad que dialogaron con este medio manifestaron estar en la misma situación, asfixiados con las cuentas que pagar y desesperados por hacerle frente sobre todo a los sueldos de los empleados para evitar de esta forma un desastre mayor con los despidos. Coincidieron también en que se debería reactivar el rubro así como lo hicieron otras ciudades del país, atendiendo con horario restringido y con la permanencia de pocas personas dentro de los locales.
«Nosotros estamos muy complicados, tal es así que estamos con atrasos en alquileres, en sueldos, atrasos impositivos, cheques rechazados de marzo, abril y como viene la cosa seguramente mayo también, el panorama no es bueno y las ventas que realizamos a través de online, del delivery no alcanzan a a cubrir ni el 10% de las necesidades básicas que tiene la estructura», explicó.
«Tengo el costo de mantenimiento del local donde entran luz, impuestos, impuestos municipales, sueldos de los empleados, cargas sociales, costo de la mercadería que nos venden, no alcanzamos a cubrir las necesidades básicas y estamos en una situación muy comprometida, muy para atrás, salimos a recorrer y vemos en varios supermercados mucho movimiento, sin ir más lejos en un supermercado de la zona había más o menos 20 personas haciendo fila en la caja y otras 25 dando vueltas dentro del super, en las farmacias también hay filas, uno encuentra 10 personas dentro de un local y nosotros no juntamos esa cantidad de gente, juntamos mucha gente en el local pero en diciembre desde el 15 al 31, después entra un cliente cada tanto, no es que uno tiene afluencia permanente dentro del local todos los días en esta temporada», expuso.
Asimismo dijo que como tiene 11 empleados, primero busca la manera de hacerle frente al pago de sueldos y luego, si pueden, las demás responsabilidades. «Nosotros elegimos pagar sueldos, primero repartimos entre los chicos que tienen sus necesidades primarias que son alimentos y las familias, tuvimos que dejar de lado la parte impositiva y el sostenimiento del local», lamentó.
«Yo sigo las noticias, hay ciudades donde se habilitaron casi todos los rubros con los protocolos correspondientes para respetar el tema del distanciamiento, limpieza como dicta la norma y ellos están hoy trabajando, nosotros necesitamos abrir sí o sí porque ya no damos más, no tenemos de dónde sacar recursos para seguir sosteniendo esto», aseveró.
«Se nos terminan las cartas y no tenemos de dónde sacar recursos, no hay forma si no es mediante la venta y la venta online en mi caso no representa en este momento ni siquiera el 10% de mi trabajo mensual en un mes bajo como podría ser enero», ejemplificó.
Sobre qué piensa hacer ante esta situación, dijo que «con el grupo de comerciantes unidos estamos esperando a ver qué es lo que se dispone, estamos elaborando propuestas, quizás vamos a elevar otra nota para pedir como pidieron en todas las ciudades un poquito de flexibilización y que nos dejen trabajar porque o sino no hay forma de sostener el comercio, yo estoy a un paso del cierre y es un gran problema».
«Los de comercio la venimos peleando pero no es de ahora, ya desde hace unos años que venimos con recesión aguantando y dibujándola, este fue el tiro de gracia, no esperábamos que pase esto, hoy tengo 3 meses de cheques metidos adentro, deudas de alquileres, es un dineral que no hay forma de repuntar esto, yo calculo que me va a llevar un año o un año de medio de trabajo lograr estabilizarme de nuevo después de estos dos meses cerrados que tuvimos. Esto siempre y cuando ayude la economía, cuando tuvimos el problema en el 2001 con el tema del bono a mí me llevó dos años y medio acomodarme, llevo 25 o 26 años en el rubro de la ropa», relató.
«Los comerciantes con los que me rodeo somos personas emprendedoras, la peleamos, trabajamos y le buscamos la vuelta, no bajamos los brazos nunca pero para que podamos volver a surgir necesariamente tenemos que trabajar, volver a abrir las puertas, volver a vender, no existe otra forma de salir adelante con esto», indicó.
«Podrían abrir el tema de las quinielas y eso es porque también tiene mucha carga impositiva y necesitan recaudar, si ellos están así cómo estamos nosotros, están abriendo todas sus posibilidades para poder juntar dinero y a nosotros no nos permiten trabajar, no son muchos comercios dentro del casco céntrico y alrededores, creo que abría posibilidades de que se nos permita trabajar respetando el protocolo», opinó.
Para culminar se refirió a los créditos que brinda el estado a través de diferentes entidades para ayudar a paliar la crisis. «Ese es un paliativo, pero uno tiene que asumir una deuda a futuro para poder solucionar una deuda que estas teniendo, yo pude acceder a uno, pagué los sueldos de los chicos en el mes de marzo y creo que en junio tengo que pagar la primera cuota, no estoy pudiendo trabajar y no voy a tener un peso para poder pagar la cuota, otra vez estamos con las manos atrás», finalizó preocupado.

Comentarios Facebook