El gasto de la política… blanco sobre negro

En los últimos meses se empujó a la sociedad a creer que el problema de la economía argentina son los altos sueldos y jubilaciones de privilegio que se paga desde el Estado nacional o provinciales.


Así y a primera vista pareciera que el congelamiento de los sueldos de los funcionarios políticos y legisladores sería la solución de lo que se llama la «caja de la política». Pero de esa forma sólo estaríamos sacando la mirada, cómplice en muchos casos, de dónde se genera el verdadero financiamiento de la política.

El gasto del Estado y la obra pública fueron, son y serán sin dudas los verdaderos generadores de estos fondos, que al ser conducidos en forma “poco transparentes” se convierten en verdaderos “botines” para funcionarios, esos que llaman a licitaciones privadas o públicas, los que autorizan subsidios, los que manejan fondos sin control, los que certifican obras, los que autorizan compras u otros elementos más caros de su valor real, en fin, todos aquellos que manejan fondos públicos sin control.

Sin caer en el cinismo de plantear bajar salarios como elemento de frenar el gasto de la política, es preciso decir que eso forma parte de un “gesto”, pero no de una solución.

La cooptación de los poderes del estado contribuye en forma directa con la «caja» ya que los mismos generan impunidad a los funcionarios y al propio poder ejecutivo y contribuye a la baja institucionalidad que a su vez genera que las cosas que nos vendan sean más caras de lo normal, ya que, al no tener seguridad de pago, el precio siempre va a ser más elevado.

Para ilustrarlo, y llevándolo a nuestro territorio, veremos en el Presupuesto 2020 de Formosa $97 mil millones, dos poderes del estado (Legislatura/Judicial), que representarán el 3,6 % del mismo, algo así como $3650 millones, quedando el 96,4% a disponibilidad del Poder Ejecutivo, esto es más claro aún para verificar sin equivocarnos de dónde se genera este fondo tan cuestionado.

Entonces ¿cómo se hace para poner claro sobre oscuro a este tema que preocupa a la sociedad argentina y formoseña?

Se hace “controlando” al estado en su totalidad, poner los controles sobre quiénes manejan la gran torta de dinero, pero sin descuidar obviamente a los otros poderes.

Los controles deben estar en manos de personas probas o de la fuerza política de la oposición o que esté conformado por un “mix” de ambas, y en el mejor de los casos debería cumplirse con el Art. 152 de la Constitución provincial y activar la “Fiscalía de Investigaciones Administrativas”.

Debe existir un mecanismo que debe funcionar correctamente y eso debe garantizarlo el Gobierno como mandatario del voto popular, porque a nadie le gusta que le roben, de eso se trata la cosa pública. La Justicia debe actuar ante cada denuncia o sospecha sea de quien fuera y más si viene de sectores independientes o desde la prensa.

Cuando uno escucha a los políticos hablar de “bajar salarios” de los distintos poderes es solo un gesto, y así debe ser presentado…no es una solución y el que lo dice sabe que solo es para los titulares de noticias… el financiamiento de la política está claro de dónde sale.

Omar Merlo
[email protected]

Comentarios Facebook