“En la vuelta a clases presenciales se debe priorizar también el protocolo pedagógico”

En contacto con el Grupo de Medios TVO, la profesora de educación primaria y diputada provincial del bloque “Floro Bogado”, Patricia Argüello indicó que “en la vuelta a clases presenciales se debe priorizar también el protocolo pedagógico, la promoción asistida (metodología que se sostiene en el IPP desde el año 2003) y que nos llevó a la decadencia de la educación en Formosa”.
“Es fundamental que en este regreso a la presencialidad nuestras autoridades asuman la realidad de cómo estamos en calidad educativa en Formosa, como están nuestros estudiantes en los diferentes niveles educativos. Dejar de relegar la enseñanza en una metodología de promoción y progresión que ha arrojado el tener hoy alumnos en su trayectoria escolar y llegando a el secundario que no han alcanzado desarrollar la capacidad mínima de contenidos de lectoescritura y de operaciones básicas de las áreas de lengua y matemática que son herramientas indispensables, básicas y necesarias para la autonomía de los estudiantes que los lleva a frustrarse en su recorrido académico y abandonar o fracasar en un nivel terciario”, comenzó diciendo Argüello.
Agregó que este año lo principal de volver a la presencialidad en las aulas sabemos que es resguardar la salud integral de toda la comunidad educativa, alumnos, docentes todo el personal de las instituciones y las familia, pero necesitamos de manera urgente actualizar, modificar y adaptar todo lo que hace a la enseñanza, aprendizaje y el desarrollo de capacidades de nuestros niños y jóvenes.
Y continuó la legisladora: “también es inminente que el Estado Provincial actualice, revea, modifique y adapte la curricular educativa en todos los niveles, la metodología de Promoción asistida es una política educativa ejecutada en Formosa en nuestras escuelas desde el año 2003, enmarcada en defender el modelo de provincia y en ocultar las realidades de las trayectorias escolares de nuestros estudiantes con problemáticas gravísimas como son la repitencia, el abandono y deserción”.
“En Formosa la política educativa se encasilló hace más de una década en los programas de Promoción y Progresión asistida con secuencias didácticas en la cual el docente debe someterse a esa metodología que es la política impartida desde nuestro Ministerio de Educación sostenido en el Modelo de Provincia. Centralizar y adoctrinar la docencia es la función del emblemático Instituto Pedagógico Provincial -IPP- ‘Justicia Social'”, aseveró.
Dijo entonces la diputada que “el único fin con el cual sigue siendo aplicado este programa en la provincia es para reflejar la disminución de las cifras de repitencia en la trayectoria escolar. Logrando así que en el transitar de la escolarización de los niños que deben ser promovidos de grado o año lo puedan lograr por el solo hecho de estar enmarcados en este programa y no por los reales logros necesarios alcanzados”.
“Se han perdido cuantas generaciones sostenidas dentro de esta política educativa en Formosa en la cual nuestras escuelas, colegios e universidades pasan a ser unidades básicas en las que el objetivo primordial de formar refleja un gran déficit el más bajo en calidad educativa, donde la alfabetización inicial no llega a concretarse en los ciclos de la escuela primaria, la falencia de la lectoescritura pasa a ser el foco de atención como la situación más crítica para una sociedad a la cual se le está limitando el Derecho a la Educación con su principal objetivo de ser la herramienta fundamental para el futuro”, advirtió.
De la misma forma, expuso que “este año estamos ante un proceso de reorganización pedagógica fundamental a nivel educativo, donde todos los docentes deberán poner una vez más todo su esfuerzo ante un regreso cuidado que nos lleva a reconstruir la realidad de nuestro sistema educativo”.
“Nuestro sistema educativo debe garantizar el acceso equitativo a saberes significativos que puedan ser aplicados en la realidad cotidiana y garantizar una formación integral de calidad y equidad desde lo que es el acceso progresivo a las nuevas tecnologías y a la apropiación crítica en la libertad de pensamientos”, asintió.
Finalmente, Argüello añadió que “es necesario basar verdaderamente el proceso de enseñanza-aprendizaje en los pilares de pertinencia, relevancia, equidad, eficacia, eficiencia, y en el desarrollo de capacidades esenciales que permitan a los niños conformarse como personas integras y autónomas”.

Comentarios Facebook