Los comerciantes unidos del centro realizarán un cacerolazo virtual para pedir que los dejen trabajar

Hoy a partir de las 18:30 horas, comerciantes de la ciudad capital se manifestarán virtualmente para pedir que los dejen trabajar con protocolos que se están aplicando en supermercados, farmacias, Rapipagos, Refsa, etc; solicitan el apoyo y la empatía de la sociedad en su conjunto para que el reclamo se haga escuchar ya que debido a las medidas adoptadas por la vuelta a la Fase 1 de la cuarentena se está generando una quiebra masiva de comercios y como consecuencia la pérdida de fuentes de trabajos de miles de personas.
“Estamos convencidos de que la única forma de hacerle frente a este virus es con responsabilidad, distanciamiento y protocolos de higiene”, coinciden los “comerciantes unidos”.
Ángeles Díaz, una de las comerciantes que apoya la medida, dijo al Grupo de Medios TVO que “en estos momentos lo que estamos pidiendo con el grupo de comerciantes del centro es que los formoseños nos acompañen en el cacerolazo virtual para pedir que nos dejen trabajar”.
“Ya que no podemos manifestarnos en la vía pública esta es la forma que encontramos para hacer visible nuestra situación, pedimos empatía de la sociedad porque hay muchos que no entienden la situación, piensan que cerrándonos a nosotros evitan los contagios, la provincia sigue funcionando”, asintió.
Explicó Díaz que “los comercios se están cerrando masivamente, si no se levanta la prohibición van a cerrar unos 30 o 40 comerciantes durante este mes, es decir, que para febrero el centro va a estar vacío”.
“Detrás de cada comercio está la familia del comerciante, del emprendedor y las familias de los empleados”, clarificó.
Además, agregó que la pandemia en si no es el único problema, sino que también está la desocupación. “Para nosotros la salud es física, mental y social, es decir, no es solamente encerrar a la gente para que no se enferme del virus, como pasó con el dengue tenemos que aprender a convivir, tomar los recaudos necesarios”, dijo.
“Se le pide a un grupo que haga el sacrifico mientras están permitiendo abrir supermercados, cajeros, farmacias y son lugares de mayor concentración de personas. En una zapatería o boutique por día hay cinco o seis clientes; nos parece incoherente que cierren a algunos y se les permita a otros que hagan largan filas, estén aglomerados, no entendemos esa decisión”, confió.

Centro de Empleados
de Comercios

En cuanto a los posibles futuros reclamos por despidos de trabajadores indicó: “los empleados entienden la situación, no hablamos con la gente de la Centro de Empleados de Comercio, pero seguramente cuando empiecen los despidos empezarán con las marchas, bombos, y los juicios”.
“A los comerciantes y emprendedores que apostamos a la provincia no nos reconocen nuestros derechos, no tenemos dónde recurrir, simplemente nos comemos los juicios, tenemos deudas”, añadió la mujer.

Prestamos

Otra cuestión, que la misma no dejó de lado fueron las deudas contraídas para poder seguir funcionando. “El año pasado comerciantes sacaron prestamos que tenían que empezar a pagar ahora en enero, esas personas si o si se funden porque las ventas de por si al cerrarle son bajas, las ventas on line representa un 10% de la facturación de un comercio normal”, lanzó.
Finalmente, reiteró que “lo único que pedimos es que nos dejen trabajar con las medidas y protocolos impuestos. Nunca estuvimos en desacuerdo con la aglomeración, necesitamos que nos permitan trabajar”.

Comentarios Facebook